martes, 8 de abril de 2014

Kafka, adagista, anotador, amante de tinta y papel.



Kafka, un adagista temerario, capaz de componer un redondísimo adagio sin el pedaleo del verbo o sin la premura de un activo verbo… Una voz con la gracia de animar de verbo a una frase despojada de verbo o de darle luz a un orar en el que el verbo ha sido atenuado. Recuerda en algo aquella gracia de Ramos Sucre al componer sus frases…
.
lacl ©

 .

Verbigracia:

* Las distintas formas de la desesperanza en las distintas estaciones del camino.

* Árbol de la vida – Señor de la vida.

* Por la noche junto al río. Una barca en el agua. Sol que se pone entre nubes.

* El alivio de los años.

* No, no. 

* Vanidad, olvido de mí mismo durante varios días.

* No excesivamente desengañado.

* El trabajo como fuente de alegrías, incomprensible para los psicólogos.

* Campos yermos, tierras yermas, más allá de las nieblas el verde pálido de la luna.

Franz Kafka, Cuadernos en octavo, Alianza Editorial, 2005. (Trad. Carmen Gauger)
Los dibujos son de Kafka.




No hay comentarios.: