viernes, 26 de mayo de 2017

Una cita de Alan Watts



Andamos con el acceso a internet restringido totalmente en casa. Cero datos. Pero aprovecho que me encuentro en casa de un amigo para subir una cita de Watts que teníamos en el bolsillo...


“…Cuando reflexionamos sobre el pasado, nos asombra comprobar lo inconscientes que éramos sobre nuestras propias barbaries, nuestras feroces maneras, nuestra cocina desmañada, nuestras ropas incómodas, aquellos actos sexuales totalmente limitados y desprovistos de gracia..."


miércoles, 24 de mayo de 2017

Post scriptum a un dictado lejano




Una lectora en la red me ha escrito que le choca lo de “apocilgarse”. Entrecomillo la palabra porque en la glosa original (conste que no la llamo poema) no lo hice. Pues bien, su acerado comentario (que no tomo, por cierto, como ofensivo, ni mucho menos) me ha ayudado a entrever, un poco, la razón de esa brevedad que nació, hace varios años, a la manera de la escritura automática cultivada por los surrealistas; salió así, como una sola frase u oración que se dice en una pausada exhalación. Siempre me pareció extraña e, incluso, antiestética en sus primeras líneas (que no llamo versos) por la aparición de ese giro lingüístico -o verbo inexistente- para sugerir que las arterías (o malas artes) de los señores de la muerte llevan una pocilga en una zona muy próxima al hígado. Siempre ha sido cosa de intuición, más que otra cosa, la de que yo, en lo personal, no desdiga de esta brevedad lingüística. Y ahora lo comprendo, no podía colocar allí ninguna palabra de nuestro diario léxico. No la había, ni en ese momento ni después. Y uno no escribe lo que nace como un dictado o una exclamación, apoyándose en un diccionario. Se muere la diosa…

Así que, fea o no, esa fue la única palabra que cabría enunciar allí y no otra. Voy a agregar más, a despecho de que, en lo que toca a escritura imaginal (otro abuso que cometo), uno no debe dar mayores explicaciones, pero lo haré porque lo siento necesario en esta hora de trance y holocausto que señorea en nuestra tierra. La breve exclamación nació como una anticipación. Y, ahora lo comprendo, ésa es la razón de que nunca pudiera desprenderme de ella. Esos caballeros de la muerte, seres aptos para dar alojo a las más bajas pasiones, mientras rozan el techo de la luna, sólo pueden causarnos perplejidad y preguntas que no encuentran respuestas. Nunca lograremos comprender el origen de la insania que reparten a golpes de venablo. En aquellos años andaban azuzando entusiasmados sus martillos y sables en el aire, pregonando la misión para la que se sintieron encomendados.

Aclaro, finalmente, que este post scriptum no es un intento de defensa a un glosar que pretendiera, infructuosamente, muchas lunas atrás, rozar de algún modo la poesía, sino el producto de la necesidad de comunicar lo que la repugnancia causada en un tercero me ha revelado a mí mismo como por toque de gracia.
(lacl)


Cuando los caballeros
de la muerte rozan
el techo de la luna
y un sórdido misterio
se apocilga en sus caderas,
viaja en nuestras venas
un vago dar sitio
a las preguntas
y somos, de pronto,
el golpe de un botón de rosa
sobre la sien
de una mujer de arena


Cuadernario, Común Presencia Editores, Colección Los Conjurados, Bogotá, 2007.



J.S. Bach - Cantata BWV 42 Am Abend aber des selbigen Sabbats | 3 Aria (J. S. Bach Foundation)

https://www.youtube.com/watch?v=vK8sjWIjAHo

sábado, 20 de mayo de 2017

¡Cuídate, España, de tu propia España! Cesar Vallejo.


Robert Capa, España en guerra

¡Cuídate, España, de tu propia España! Cesar Vallejo.

¡Cuídate, España, de tu propia España!
¡Cuídate de la hoz sin el martillo,
cuídate del martillo sin la hoz!
…..

En mi opinión, nuestro amado poeta no sólo nos advertía de la desunión entre partidarios de una misma causa, sino de aquellas causas que nacen ya desdibujadas, como paridas por una águila harpía...

Recuerdo que algunos críticos literarios, sesudos estructuralistas de los estudios con gríngolas, se empeñaban en "hacernos ver" que en este poema se versa es sobre la desunión de la causa marxista; pero no, señores, no, aquí de lo que se versa es de la desunión humana, del amenazante azote de la barbarie. Porque, más allá de sus esperanzas en las arenas de la ideología y la política, Vallejo fue un defensor del ser humano y un patrono del rescate de la humana sensibilidad, una condición  que choca de frente con la fría dialéctica que no pone en duda que haya que sacrificar a la parte por el todo, incluso cuando esa parte sea más representativa, cuantitativa y cualitativamente, que el supuesto todo que una minoría gobernante jura abnegadamente representar.

Verdaderamente dudo y lo diré, aquí o allá, a voz en cuello, que Vallejo pudiera refrendar lo que, años después se develara como patrón de conducta del stalinismo, esto es, la aniquilación programática de los mismísimos conciudadanos del “padre” de la nación, Iosef Stalin. El asesinato, la tortura y la cárcel como métodos continuados en desmedro de los hijos de la ancestral Rusia, habían sido practicados desde los inicios de la consolidación de Stalin en el poder.

Tal descubrimiento se lo debimos al propio Krushov y sus adláteres, quienes se impusieron desdibujar “un tanto” la endiosada imagen del asesino, al desclasificar algunos de los innumerables archivos de la policía política del imperio stalinista. Razón de que muchos propugnadores del comunismo en el mundo, se desalinearan de los totalitarismos de izquierda, pues hasta el sol de hoy no han mostrado ser otra cosa que aceitadas maquinarias para moler carne humana. Y al decir esto, no debe entenderse que seamos defensores del capitalismo salvaje. Pero es que nos parece un error que tanta gente se desgreñe por defender un mal para denigrar de otro. Vivimos en un mundo plutocrático. Las mafias gobiernan sobre los ciudadanos. Y en ello muy poco importa cuál sea el “credo” que tan inefablemente se predique. El asunto es precisamente ése, se enarbolan credos, como tótems inamovibles, y con sus decálogos se justifica la barbarie, ya sea cruda o "civilizada". 

lacl

*****

Dejemos completo el poema de Vallejo:

¡Cuídate, España, de tu propia España!
¡Cuídate de la hoz sin el martillo,
cuídate del martillo sin la hoz!
¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,
del verdugo a pesar suyo
y del indiferente a pesar suyo!
¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo,
negárate tres veces,
y del que te negó, después, tres veces!
¡Cuídate de las calaveras sin las tibias,
y de las tibias sin las calaveras!
¡Cuídate de los nuevos poderosos!
¡Cuídate del que come tus cadáveres,
del que devora muertos a tus vivos!
¡Cuídate del leal ciento por ciento!
¡Cuídate del cielo más acá del aire
y cuídate del aire más allá del cielo!
¡Cuídate de los que te aman!
¡Cuídate de tus héroes!
¡Cuídate de tus muertos!
¡Cuídate de la República!
¡Cuídate del futuro!



.

Trilce, maravilloso poemario

Vallejo

 URSS Gulag

 US Guerra civil

US Durante los años de la guerra de secesión 

 URSS Archivos desclasificados 

URSS Con Beria, su cancerbero 

 Vigilantes de garita, muertos durante la asonada de 1992, 
US, manifestación en contra de la guerra

US, Racismo, sobran más palabras

miércoles, 17 de mayo de 2017

Anima mundi




En un mundo tan desalmado y tan desamado, es hora de que el “anima mundi” comience a despuntar nuevamente, que vuelva a ser tomada en cuenta. Es preciso dar un giro y, con  un sencillo paso, iniciar el camino para el reencuentro con nosotros mismos, en tanto que hijos de madre natura. El hombre ha levantado un adefesio, una maqueta del horror que contraviene los más genuinos preceptos dictados por la savia que anima a la creación, desdibujando todo, hasta el natural paso de la muerte. La respuesta está en el ánima. Galantear a la diosa que sabe danzar en el concierto celeste. Olvidarnos del yo para entregarnos al goce sin más. Ello no es un pecado. La tierra está en el cielo. Ya está bueno de tanto cacarear. Ya ha sido suficiente. El hombre debe iniciar la lección de su desaprendizaje. Debe dar marcha atrás. Su tarea no es ardua ni imposible. Basta con que se olvide de las estupideces que, sin ser suyas, a diario dice. Pararse frente a un árbol, subirse a una de sus ramas y comenzar a saborear el aire mientras se bebe el horizonte. 

17 de Mayo de 2017, despunte…


martes, 9 de mayo de 2017

Guarida de los poetas - "Al amor", Gunnar Ekelöf - "Saga de Fatumeh", Gunnar Ekelöf



Dura aunque amada brevedad la que aquí dejamos… Espero que disfruten de la escucha.
(lacl)


Sufrir es duro
Sufrir sin amar es difícil
Amar sin sufrir no es posible
Amar es duro

.

"Att Älska" by Gunnar Ekelöf
https://www.youtube.com/watch?v=BkwninqYFsI





"Saga de Fatumeh", Gunnar Ekelöf

https://www.youtube.com/watch?v=SWXNBSaYyeM

lunes, 8 de mayo de 2017

Memoranda. Carta a un defensor del Neronismo democrático, Año 2003, téngase en cuenta…



Carta a un defensor del Neronismo democrático

I

Neronismo democrático


Tiene usted, al menos, un problema de apreciación. El problema de los venezolanos es que históricamente lo que nos caracterizó fue la irresponsabilidad. Esa es la verdadera responsabilidad del ciudadano común, mal o bien acostumbrado a un papá estado que le echara unas migajas, mientras los sempiternos abogados del "quítate tú, para ponerme yo" comenzaron a hacer de las suyas con el erario nacional, prácticamente desde el mismo momento en que Bolívar dejó libres los espacios políticos en Venezuela. Esa ha sido nuestra cruda realidad como Nación.

Que nuestra nación haya sufrido la plaga de la corrupción no justifica el certificado de nacimiento de un sistema de corrupción mucho mayor, como es el caso que acaece hoy en Venezuela, con un gobierno verdaderamente plagado de amiguitos y "amiguetes" de la misma sazón de los que usted describe. Un despilfarro del pasado no justifica un mayor y descomunal despilfarro de hoy. El gobierno venezolano ha tenido un ingreso por encima de los ciento diez mil millones de dólares en los últimos cuatro años ($ 110.000.000.000,00 que, al cambio de Bs 1.900,00 X US$, nos da la cifra escalofriante de Bs. 209.000.000.000.000,00). Y la pobreza que -NADIE LO HA NEGADO- ya era un mal en la Venezuela pre-Chávez, saltó de un 45 % a 80 % de nuestra población durante los cuatro años de gobierno EMEVERRISTA. Chávez y sus acólitos ganaron las elecciones porque vendieron un discurso de limpidez en el manejo de las finanzas públicas, amén de la promesa de una obra cónsona con la sensibilidad hacia los desposeídos y amén de la promesa de instaurar un sistema en el que la justicia ciudadana sería respetada, por encima de todo otro interés. Pero a un mal ya mayor, obtuvimos como respuesta uno inmensurable. Es una vergüenza que se refiera usted a la inversiones en infraestructura, educación o industria, cuando este gobierno ha despilfarrado el mayor presupuesto de que haya gozado gobierno alguno en Venezuela. La mayor parte de quienes votaron por ese barranco que significaban Chávez y sus acólitos en el 98, lo hicieron para salir de una crisis -hoy agudizada por él y por sus huestes-, no lo hicieron para que falsearan nuestra historia ni para que incluyeran a Chávez como un caudillo paladín de libertades en nuestros libros de texto escolar, tal y como lo han hecho tan campantemente quienes se enlodan entre las delicateses ministeriales. Le acoto que nunca he sido político, que no he practicado el discurso laudatorio de quienes, en su momento, distribuyen cargos, sinecuras, comisiones o las tan tradicionales designaciones a dedo de quienes han llegado a ejercer "obra de gobierno" en Venezuela.

Es usted quien se merece a Chávez, pues avala una futura e hipotética corrupción, sin pensar en los medios de que los ciudadanos comunes disponemos para combatirla. Es usted quien evade sus responsabilidades como ciudadano. Si la mayoría de la gente está en la calle reclamando sus derechos de modo voluntario, es porque ha comenzado a tener conciencia, porque ha comenzado a sentirse responsable de lo que pasa en su país, porque ha comenzado a dar muestras de madurez. Y eso es algo para lo que Chávez y sus acólitos no estaban preparados. Por otra parte, ¿qué es esa amenaza "de lo que se nos viene encima"?, parece usted esconder algo amenazador en sus palabras, algo distinto y, quizás más escabroso, que las venideras y mayores dificultades económicas para todos previsibles. ¿Aboga usted por el "Principio de Autoridad" que se arrogan quienes usurpan los poderes de los ciudadanos, cuando ya ven agotadas sus "razones" ante la sociedad civil?

Discurso barato es el suyo, el mismo de quienes, desde el Poder, claman por una legitimidad enlodada y perdida desde el inicio de su gobierno, cuando se incautaron, por medio del dedo del ex-ministro Miquilena, todos los poderes públicos. Ese fue uno de los más aciagos golpes de estado que haya sufrido Venezuela. Y gracias a ese golpe es que hoy Venezuela ve correr la sangre de los ciudadanos que reclaman un estado constituido por el hombre y para el hombre, no para las sanguijuelas de turno. Léase usted "Los días de Cipriano Castro", de Mariano Picón Salas y se dará cuenta de que no hay gran diferencia entre lo que vivió la Venezuela de 1903 y lo que vive la del 2003; que no hay tantas diferencias entre "nuestro" Castro y nuestro Chávez.

Pretende usted que paguemos impuestos y cerremos los ojos, pues para eso es que están establecidos nuestros derechos, en su concepto. Pues yo le digo que siempre he pagado impuestos, durante toda mi vida, porque aunque siempre dije que vivíamos bajo una democracia autoritaria, signada de corrupción, entre otros males, uno debía dar el ejemplo y, además, predicarlo. Como decía mi viejo: "no basta con ser bueno, hay que aparentar serlo". Pero ¿qué es esa grosería propuesta recientemente por la bancada del gobierno (MVR) en la Asamblea Nacional, según la cual los diputados no estarán obligados a presentar un balance público de sus bienes ni antes ni después de haber ejercido su puesto en la Asamblea? Esa es otra de las mayores vergüenzas cometidas por parte de esos diputadillos que allí "nos representan". Y como le decía dos párrafos atrás, es la mayoría de los venezolanos (no la de los politiqueros tradicionales) la que ha abierto los ojos (y no pretenden cerrarlos, por lo visto) ante esta mascarada de legitimidad que secuestró los poderes públicos y cometió y sigue cometiendo todo tipo de atrocidades amparada en un discurso vocinglero y dadivoso de migajas para quienes, con justo derecho, claman por justicia social, mas sólo reciben un pedazo de pan y algunas monedas. Y aquí volvemos al tópico del mal mayor: a la inopia que se promueve desde nuestro sistema educativo o, simplemente, por la ausencia de este derecho, añadieron Chávez y sus acólitos un mal muchísimo mayor, como lo es el adoctrinamiento de gentes que no ha podido gozar los beneficios de una educación integral. Estos ciudadanos -que hoy claman a Chávez como a un Nerón Republicano- no ven que bajo sus narices les están arrebatando la verdadera posibilidad del pan de una democracia sin mayúsculas, pero edificable por todos y para todos. Esperemos que una cantidad cada vez mayor de venezolanos se aliste en las filas de quienes no están dispuestos a tragarse verdades acuñadas en moneditas de plomo y que en el futuro mantengan su vigilancia de lo que hacen los políticos que les representan. Sólo así es posible que una nación avance en pro de todos quienes la conformamos.


II


De un tal Fran
(Nota que motivó la carta inmediata anterior)

Que fácil es en este momento explayarse en discursos seudo intelectuales acerca de la situación que está sufriendo Venezuela. Una situación de la cuál son responsables muchos de los que ahora protestan , el que un país llegue a ciertos extremos tiene causas que en este caso todos conocemos la principal es la corrupción a la que han estado acostumbrados los venezolanos desde siempre donde hasta los más mínimos movimientos venian acompañados de sumas de dinero debajo de la mesa, donde tener amiguitos y amiguetes era lo más conveniente, donde los que más ganaban no pagaban impuestos. Hemos visto durante muchos años, en esos años en los que Venezuela tenia ingresos económicos que muchos otros paises envidiaban y no hicieron nada, sino despilfarrar! no se les ocurrió invertir en infraestructura, ni educación ni en la industria.
Lo que les pasa se lo tienen merecido y bien merecido y aunque Chavez se vaya nada se solucionará pués la corrupción y la ganancia fácil es lo que pudre a este pobre país. Primero a tomar conciencia y a educar al pueblo solo la justicia social y la responsabilidad ciudadana puede salvarlos de los que se les viene encima. si se quieren derechos se deben cumplir los deberes y pagar impuestos es un deber y esto vá para todos en mayor o en menor medida basta de palabrería fácil y discurso baratos.



De los debates que se daban en la web del desaparecido elmeollo.net 27/1/2003

Memoranda. Año 2003, tómese nota… Carta a un amigo que se siente entre dos corrientes...









Gracias por tus escritos, X. Sabes que los aprecio, como la más fiel expresión de tu amistad, siempre sincera.

¿ Tendré que afirmarte que comparto tu opinión en lo que respecta al manido uso de términos como "pueblo", "soberano", "hermanos", "compatriotas" ? Creo que no, pues bien me conoces. Y es cierto que estamos en medio de una era de clonaciones, una era de replicantes en lo que toca al medio social -bien sea en lo político o en lo económico, ambas esferas bien impregnadas con aires de farandulismo-; faltaría que en el futuro se diagnostiquen y realicen clonaciones de espíritu y de sensibilidad, pues de conductas basadas en sofismas intelectuales ya no faltan.

Por invocación de contrarios, ello equivale a decir que vivimos a la sombra de una era de ausencias, un oscurantismo sobre ese valor primordial que es el regalo de vivir, tan llanamente como eso. Por ello es que hablo hoy de los bolsillos rotos de toda ideología, que al uso de hoy más sirven éstas para esgrimir medias verdades -y conste que nada tengo contra el uso de las ideas, lo cual, pienso e ideo, es cosa muy distinta-. En suma, vivimos una era de ausencia de la sensatez que brinda el que seamos únicos e irrepetibles y, en cierto sentido, un regalo para la vida misma. Pero ello no obsta como para que olvidemos nuestras calidades de seres vivos y humanos. Probablemente a más de uno no nos guste que nos cataloguen de "pueblo", pues ello atenta, en cierta forma, contra esa unicidad milagrosa de estar vivos. Acaso seamos una minoría quienes aboguemos por aquello que Rilke llamaba "lo pequeño" o "lo sencillo", en sus famosas cartas a un joven poeta. Pero ello tampoco obsta como para que no podamos rebelarnos, aunque sea por medio de la palabra, ante el hecho de estar sumidos en medio de una civilización de clones. Yo estoy seguro de que, tanto tú como yo y como tantos otros que conocemos y otros que jamás conoceremos, nos rehusaremos a aceptar esas migajas que nos regala la vida moderna. Pero no por ello tenemos que quedarnos callados o decir que el hombre no tiene remedio. ¿ Recuerdas el poema de Vallejo ? ¿ el que reza "un hombre pasa con un pan al hombro" ? De eso se trata a mi modo de ver y creo que enlaza con lo que me expresas en tu nota. ¿ Habremos de claudicar por ello ? ¿ Rendirnos ante la evidente fuerza del distintivo de la plutocracia que todos llevamos -aun a nuestro pesar- en las solapas algunos o debajo de ellas otros ?


Es cierto, el común de los seres humanos basa su vida en la miseria humana, siempre y cuando sea la ajena, pero no podemos argüir que ese modus vivendi prive sobre la raza humana (mucho menos en nosotros) y que no podamos levantar nuestras mediatizadas voces para mostrar el camelo que ese modus esconde bajo bellas fachadas. Tienes razón sobre las mentiras que se crean sobre nociones como "pueblo", pero es de acotar que esas mentiras son forjadas, una y otra vez, por ideologías o, si lo prefieres, pseudo-ideologías, es decir, no es el sentido común el que priva, esa noción realmente democrática de la vida y tan des-comunizada hoy en día. Y si no es él el que priva, ello es el resultado de que sean los fanatismos disfrazados de verdades absolutas (como lo son casi todas las ideologías cuando son llevadas a la práctica) quienes impongan una "razón" de vida o una "verdad" que todos debemos acatar, so pena de tener que bebernos la cicuta de la burla o, incluso, la del ostracismo u otra de peores consecuencias, por el simple hecho de ir a contracorriente o contra toda corriente que intente hacer de esas "razones" y "verdades" estatuas ecuestres, en el fondo, pasajeras como una nube.

Tanto tú como yo, como muchos otros que acusan la presencia de los aires de esta locura que se transmuta en injusticia, debemos levantar nuestras voces para señalar la manchas que llevamos en la piel y las que llevamos en el corazón, a costa -inclusive- de lo más preciado que tenemos, eso pequeño y sencillo que conforma el regalo primordial antes citado.

Utopía -el país o mundo amable que se esconde en esa palabra y que, presiento, muchos humanistas han tratado de esquivar-, estará presente por siempre en un mundo de clones basados en medias verdades, cuyas identidades estarán (también, por siempre) basadas en que se acomodan bien para algunos en desmedro de otros, premisas de falsedad que no hacen más que poner un grano de arena a esa gran mentira bajo la que se ocultan los aprovechadores de turno. Será, entonces, el ser humano quien deba velar y abogar por un mejor vivir, por la democracia de lo pequeño y lo sencillo y porque el pan del espíritu y de la sensibilidad hacia los demás sea llevado por todos y para todos en nuestros hombros.

Tu amigo y hermano,
Luis Alejandro

Caracas, 08 de Enero de 2003


domingo, 30 de abril de 2017

Guarida de los poetas - Vladimir Holan, Será / Mozartiana




Será

Sí, podría decirle
por qué tiene usted miedo cuando caen las hojas
en el bosquecillo o en la alameda.
Y podría decirle
por qué se rió Hölderlin
cuando le sacudían ciruelas en la cabeza.
Pero antes de que se vuelva usted en pos del sonido
y antes de que se vuelva usted en pos del color,
será otra cosa y vendrá de otra parte...


(Traducción, Clara Janés)



Friedrich Hölderlin


Vladimir Holan - Mozartiana 

https://www.youtube.com/watch?v=6f_yQhNlQeM

sábado, 29 de abril de 2017

El arribo forzoso - José Antonio Ramos Sucre, El cielo de esmalte.



EL ARRIBO FORZOSO

La fragata divide el mar de las ballenas y suspende la correría en el archipiélago de las aves. Los indígenas habitan cobertizos de madera y viven de la pesca, bajo un cielo de hollín.

El mito resume el origen de la sociedad módica.

El cuervo de la aventura, par del lobo en el festín de la batalla, dirige la nave del pirata ancestral, en una edad impía, y detiene el vuelo en el monte desnudo, en la cima de vidrio.

Yo me propongo recorrer la isla de basalto, percibir el lienzo de nieve.

Las olas de ritmo funeral mecen unos veleros de España en la rada sombría.

Yo vuelvo la memoria a los mareantes vizcaínos, augures de la mitad del orbe en un siglo ignaro, y los diviso atónitos delante de la aurora boreal, danza de luces, asueto de corte en la soledad húmeda.

Visito la ciudad episcopal y sufro el ascendiente de la mujer súbita en una calle gris, donde prevale el signo procero de la ojiva.

He descrito su efigie al pastor de almas, cuando me hospedé en su vivienda ese mismo día. Una lámpara de tierra, abastecida del aceite de un pez y dibujada conforme un arte secular, iluminaba la entrevista.

Señaló en el hallazgo fortuito un presente de la gracia. La faz convenía a la reina de un pasado arcaico, devota del viacrucis. Los ojos inspiraban el ansia de un mundo invisible y lucía, en realidad, el hábito de una estatua yacente, sobre una tumba de hierro, en el país de la lluvia.


José Antonio Ramos Sucre, El cielo de esmalte, 1929.