sábado, 30 de enero de 2016

Fragmentarias - Santo Chesterton !!!




Tiempo ha que no agrego alguna colecta en la sección de ‘fragmentarias’, un espacio dedicado al apotegma, la nota breve, el coletazo que, en unas pocas pinceladas, logra derribar antiguas catedrales en las que no siempre se da cobijo a la verdad. Hoy le toca a G. K Chesterton, con una sucinta colecta de adagios y anotaciones. Chesterton es, sin duda, uno de los más lúcidos pergeñadores de aforismos  e ironías de que puede ufanarse la humana literatura.
Salud!
lacl

*****
Se entiende que mi familia pertenecía a esa clase media inglesa un tanto anticuada y en la cual un hombre de negocios se hallaba autorizado a dedicarse a sus negocios. No se había iniciado aún el más ligero atisbo de la que fue una misión posterior y más amplia, un concepto más avanzado y audaz del comercio, mediante el cual un hombre de negocios puede impunemente competir, arruinar, destrozar, absorber y tragarse los negocios de todos los demás.

*****

Algo muerto puede ser arrastrado por la corriente, pero sólo las cosas vivas van en contra de ésta.

*****

El periodismo consiste esencialmente en decir “Lord Jones ha muerto” a gentes que no sabían que Lord Jones estaba vivo.

*****

Al hombre de cada siglo lo salva un grupo de hombres que se oponen a sus gustos.

*****

La edad de oro regresa a los hombres cuando, aunque sólo sea por un momento, se olvidan del oro.

*****

Posiblemente, la mediocridad consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta.

*****

La única herejía imperdonable es la ortodoxia.

*****


https://www.youtube.com/watch?v=K4wUYTMcXBE

jueves, 28 de enero de 2016

NADIR



.


El nadir rumorea y me despierta
en medio de las sombras que acechan
en los recovecos de los días.
Suele cantar desde la hondura sublime
para insinuarnos la infinitud de sombra
de que se componen nuestras claridades.
El nadir es la cara que todo lo contempla,
sin argüir discursos.
Su discurso es el silencio,
que doma nuestras voces
y embelesa corazones.
Sin ese mar profundo
subyaciendo en nuestros poros,
revelando que el reverso
es la misma cara de la vida,
¿qué sería de nuestras almas?

.
(28 de Enero, 2016; 4 y 30 am)




DE PROFUNDIS - José Antonio Ramos Sucre - El cielo de esmalte – 1929




DE PROFUNDIS

He recorrido el palacio mágico del sueño. Me he fatigado en vano por descubrir el vestigio de una mujer ausente de este mundo. Yo deseaba restablecerla en mi pensamiento.

Conservo mis afectos de adolescente sufrido y cabizbajo. Su belleza adornaba una calle de ruinas. Yo me insinuaba hasta su ventana en medio de la oscuridad crepuscular. Me excedía en algunos años y yo ocultaba de los maldicientes mi pasión delirante.

Dejó de presentarse en una noche de temores y congojas y recordé infructuosamente las señas de su vivienda. Un temporal corría la inmensidad.

Yo seguí a desahogar la melancolía indeleble en una aventura, donde mis compañeros se perdieron y murieron. Yo amanecí en el recinto de una iglesia, monumento erigido por una doncella de otros siglos. El sacerdote encarecía las pruebas de su devoción y anunciaba desde el púlpito amenazas invariables. Celebró después el oficio de difuntos y llenó mis oídos con el rumor de un salmo siniestro.

JARS. El cielo de esmalte – 1929
.
Obras de Dante Gabriel Rosetti





lunes, 25 de enero de 2016

Anochecía al despuntar la luna...



.

.


Anochecía al despuntar la luna tras los matorrales,
sereno como el viento,
que tenue apenas se atrevía a susurrar
su estremecimiento en los ramajes,
sigiloso y venerador,
me aposté al margen de la tarde
que anunciaba matrimonio y despedida,
al casarse con la noche
y partir reverenciosa.
Quise apuntarle alguna palabra al oído,
pero su voz blanca me detuvo
antes de todo intento.
Mi amor me lo había dicho: asómate.
Mira cómo se insinúa tu adorado espejo.
Cuestión era de callar y ceder al arrullo entre las sombras.
Propicia y bienhechora fue su aparición,
radiante bandeja donde acunar amantes balbuceos.
No le pedí venia para raptarle alguna imagen,
pues postrado me sabía.

.
(23 de Enero, 2016. Escrito en horas del mediodía, al pasar por casa antes de seguir callejeando...)


.