sábado, 28 de mayo de 2016

Alan Watts: El compromiso irrevocable con cualquier religión no es sólo un suicidio intelectual...




Lo ha subido Sebastian a la página de Alan Watts (en Facebook) y aquí lo comparto... En nuestro patio, el único ser que alguna vez me habló -me refiero a los años en que comenzábamos a despuntar en la adultez- sobre los planteamientos de Alan Watts, fue Rafael Cadenas, nuestro querido profesor. Siempre le diré profesor y hoy deseo aclarar el por qué, pues, aislando el manido vocablo de la diaria cháchara de los corros educativos, ¿quién o qué ha de ser un profesor si no es alguien que profesa una fe? Pero voy a aclarar, ipso facto, que no es una fe religiosa la suya, con decálogo y partida bautismal para la determinada creencia de una iglesia, sino meramente fe en el enigma. Casi me lo imagino diciendo: ¿y no es bastante?
Y es que si algo llega a tocar nuestras almas y auscultamos que las toca con pasión, hasta el punto de tender rieles de enigmática luz o insobornable oscuridad, ¿por cuál razón no habríamos de compartirlo?
Quien tesonera y desprendidamente se ha dedicado a profesar una palabra que venga en nuestro socorro, para intentar retirar algunos velos del humano mirar, se ha transformado en, quiéralo o no, un profesor, y eso es algo muy distinto a lo que, hoy por hoy, se entiende por el sustantivo profesor o la acción de profesar, palabras tan cargadas de funcionalidad y burocratismo, en el caso de la primera, así como de equivocada noción proselitista e -incluso- profetizadora, en el caso de la segunda.
Así que los actos de profesar o de ser un profesor, en el sentido más cabal de estas palabras, es un desprendido modo de vivir, un modus vivendi, me parece, muy bien acogido por ese caballero que ha sido Alan Watts.
Todo esto ha removido Sebastián en mis recuerdos, con el atado o manojo de palabras que ha recogido y diseminado…
.



Me permito traer acá la traducción de la cita de Alan Watts. Viene de “El libro del tabú”, publicado por la editorial catalana Kairós. Y es uno de los cinco epígrafes que dan la bienvenida en mi libro contracorrientes, sentencias en incertidumbre.

«...El compromiso irrevocable con cualquier religión no es sólo un suicidio intelectual: también es un signo de profunda falta de fe, pues cierra la mente a cualquier nuevo enfoque sobre el mundo. La fe es, por sobre todo, apertura: un acto de confianza hacia lo desconocido...»

Alan Watts


Lo dejo en ofrenda..


03 de Mayo de 2016


https://www.youtube.com/watch?v=FledgXE36Ns

https://www.youtube.com/watch?v=RMvm4PqNfio

https://www.youtube.com/watch?v=6h7gEC2VhaA

No hay comentarios.: