viernes, 30 de septiembre de 2016

Laberinto, Libro de trance y hallazgo, A Arthur Rimbaud.











Laberinto
I.
A Arthur Rimbaud

Camino en la disonancia.

Mis ojos se embelesan en la rasgadura
incesante del arpa de la discordia.

Ante mis pasos florece una excomulgada
desfloración de los sentidos.

Abrevo en las aguas de una fuente secreta,
esquivo los listados,
resueltamente me dirijo
a ninguna parte.

La extraña melodía de una lira
va tañéndose a mi paso,
me complace no acertar, no atinar
con la salida.

Porque no la hay:
sólo un luminoso laberinto que conmueve,
una ceguera desbordante que me guía.

Escuchando voy
el llamado de aquel
que yo no soy.


II.
Camino entre las veredas
de desavenencia y desentono
y sorteo el centro de plaza destemplanza

me detengo ante los arrobadores fogonazos de luz
que brotan como un estallido de magma del candente suelo

del pavimento se levanta un vaho sin bríos
que para nada es añorado
por el humus apacible y rumoroso
que suspira más abajo,
dulce estiércol del socavado paraíso
suscitador de nuestros sueños

vadeo entre adormecidas penumbras,
nacidas de la cegadora luminosidad

de súbito, mil y un cuchillos se disparan
como roca fluida
de los heridores cristales de los edificios,
del filoso brillo de los enmascarados
rostros de la calle,
del metal hirviente de esos féretros ambulantes
que arrastran a seres desheredados,
en clausura y con miradas desalmadas

huérfanos viajantes,
descartados para toda
candorosa circunstancia,
sin tiempo ni lugar
para el festín de la memoria,
habitantes sin casa con rescoldo
ni huésped al que agasajar,
gladiadores expatriados de dominios
que tenían por suyos

camino sin caminar
y me mantengo silente,
apostando al equilibrio
sobre el cordón umbilical
de una ciudad desaborida,
capital de la inclemencia

resuelvo replegarme
al reino de no hay lugar
-en tierras de nadie-
y en la siguiente esquina
quiebro mi andanza
para descender por los pasadizos
de la ciudad perdida;
reanudando mi jornada
sin domicilio ni final,
mi travesía a tierras
sin amo ni señora,
la marcha al centro
de mí mismo

pues un señorío deslumbrante, cegador,
se ha instaurado en la metrópoli
-fulgor que todo lo avasalla-,
opacando el suceso milagroso
del inviolado despertar

pero el reino del revés,
sosegado y persistente,
ha secuestrado mis pupilas
y me resguarda en su otro laberinto

.
Forma parte de una colecta de añejos textos, reunidos bajo un título un tanto adolescente o rimbombante, Libro de trance y hallazgo, pero en honor a la veracidad, prefiero no cambiarlo ni retocarlo. Pudiéramos catalogarles como textos juveniles, pero ahora me parece que son ancianos, dado el flujo de tiempo que ha transcurrido desde los días en que se esbozaron…

.

https://www.youtube.com/watch?v=j7E7DCNn_ac

https://www.youtube.com/watch?v=-7ELFr8cBYU

https://www.youtube.com/watch?v=o3wIoVCpMQ8

domingo, 25 de septiembre de 2016

Apotegmas contra la peste, Anselmo di Testarutto, Turín, 1935.









…sobrevivimos, tan gráciles como las hojas de los setos, vibrando bajo los vientos de la noche…

*****

Hay egos que son ambulantes, mas hay otros que, para colmo, son ampulosos…
Y, entre estos, pocos no son los que se ocultan tras las humildes y desprendidas solapas de un poeta.


*****

¿Contra qué soy intolerante? Contra la intolerancia y los intolerantes. Enunciado abierto y riesgoso, se aventurará a decirme algún amigo que esté al tanto de lo resbaladizo que es endosar frases taxativas.  Pero no, no se trata de una frase abierta, tampoco es una nota o cheque endosado. Porque la intolerancia sólo la enarbolan, como un venablo, las almas que han sido pasto de una enfermedad que se aloja en el espíritu. Si yo no tolero un mal sabor o un mal olor, eso no es cuestión de intolerancia, sino cuestión de mero sentido, de percepción vital. Mas, cuando hablamos de intolerancia con respecto a manifestaciones humanas que se dan en estado natural o como por la mera e inmanente gracia de ser lo que nos fue dado ser, no puede resultar sino una expresión contra natura cualquier irrupción de intolerancia que surja para acallar lo que una enfermedad no está dispuesta a tolerar. 

Apotegmas contra la peste, Anselmo di Testarutto, Turín, 1935.

jueves, 22 de septiembre de 2016

VIDEO El pájaro misterioso que inspiró los versos del escriba







El pájaro misterioso que inspiró los versos del escriba Simónides Románico. Viene año tras año y nunca se deja ver el plumaje mientras entona sus cantos... El video puede verse al pie de esta nota. Aquí los trazos dejados por Simonides. (*)

* * * * *

El alba se anuncia
y, tal como ayer,
comienza a tejerse
el extraño canto
del ave que ha hecho
nido en la alameda.
Sus voces,
una cuarteta de tonos
graves y modulados
semejando una cruz
en el aura,
luego rematadas
de dos agudos dejos
en el centro,
en medio del silencio
y la penumbra,
son puntadas que
en el aire hilvanan
una impecable rosa.

* * * * *

Su canto ha logrado
lo que, barruntaba yo,
era un imposible:
entre la niebla ha
enhebrado nuevamente
mi alma de esperanza.
Lo curioso es que canta
en soliloquio y en medio
de la penumbra y se calla
cuando despunta el día y
todos los demás pájaros
comienzan a asomar sus trinos.
Luego vuelve por sus
fueros a media mañana,
cuando las demás aves
han ido a entregarse a
la laboriosidad del día.
Me siento hermanado
a esa creatura.

* * * * *

Orfeo habla en esa cantilena.
Borda sus himnos en la noche
figuradamente detenida.
El nunca interrumpe la
búsqueda ni sus cantos
de homenaje a Eurídice.
Y su cabeza vaga en el viento
orando en todo aquello
que, impensadamente,
es habitado por el aura.

* * * * *

(*) Tomado de "Días de Bruma, Apuntes y fragmentos de vida, amor y muerte de un amanuense griego al servicio del Imperio."
Luis Alejandro Contreras, "custodio" de los papiros. BID&CO EDITOR, Colección Poetas del Hispanomundo, Caracas, 2013).



https://www.youtube.com/watch?v=ONRbg2BNu0U