sábado, 30 de junio de 2012

Extravío


.
De un añejo cuaderno al que me dio por titular
Libro de Trance y Hallazgo

.

Extravío


                                                                         A Sebastián


Cada noche un dragón blanco
sobrevuela parsimoniosamente la ciudad,
buscando un sueño
que nadie puede ya soñar.

Nadie se interesa por dragones blancos.

No son demostrables salvo, quizás,
para algunos niños que inexorablemente
habrán de ser domesticados;
tal como lo fueron las noches,
servidoras en su quietud,
del olvido del sueño de los hombres.

.



.

domingo, 10 de junio de 2012

LETRAS CONTRA LETRAS - José Antonio Ramos Sucre . SOBRE LA POESIA ELOCUENTE


José Antonio Ramos Sucre . SOBRE LA POESIA ELOCUENTE – La torre de Timón, 1925.

La elocuencia es el don natural de persuadir y de conmover. La retórica, arte de bien decir, es sierva leal o desleal de la elocuencia, y cuando usa palabra altisonante o superflua merece el nombre de declamación. De modo que no hay disculpa al confundir maliciosamente la elocuencia, ventaja del contenido, emanada del afecto vehemente o de la convicción sincera, con la declamación que es vicio de la expresión, retórica defectuosa.

Algunos poetas sostienen que debe torcerse el cuello a la elocuencia, y conviene objetarles que tal severidad sólo debe usarse con la declamación, porque aquel don afortunado sirve muy bien a la poesía entusiasmada y lírica. Además, debe distinguirse entre los poetas inactuales y egotistas y los poetas comunicativos, de apostolado y de combate, bardos de aliento profético y simpatía ardorosa que ejercen una función nacional o humanitaria. Los últimos no pueden prescindir jamás de la elocuencia y se expresarán inevitablemente en imágenes, medio que puede enunciar la filosofía más ardua y comunica eléctricamente la emoción. La imagen es la manera concreta y gráfica de expresarse, y declara una emotividad fina y emana de la aguda organización de los sentidos corporales. Algunos dialécticos, enamorados de la idea universal y sin fisonomía, reprueban esta manera de expresión, considerándola de humilde origen sensorial, y abogando por la supremacía de la inteligencia, con lo cual insisten en las distintas facultades de la mente humana, que es probablemente una totalidad sin partes.

La imagen siempre está cerca del símbolo o se confunde con él, y, fuera de ser gráfica, deja por estela cierta vaguedad y santidad que son propias de la poesía más excelente, cercana de la música y lejana de la escultura. La imagen, expresión de lo particular, conviene especialmente con la poesía, porque el arte es individuante.

La imagen es un medio de expresión concreta y simpática, apta para poner de relieve las ideas sublimes e independientes de la metafísica y las nociones contingentes de la experiencia, y comunica instantáneamente los afectos. Pero nunca deja de ser un medio de expresión, y quien la use como fin viene a parar en retórico vicioso, en declamador.

Sucinta galería de la elocuencia poética: Anna Ajmátova, Walt Whitman, Alexander Blok, Emily Dickinson, Paul Valery, Aime Cesaire.--




jueves, 7 de junio de 2012

EL MILAGRO DE LA LUZ – LA PÉRDIDA

EL MILAGRO DE LA LUZ – LA PÉRDIDA

Ésta y todas imágenes que siguen, fueron captadas con un celular, en mayo pasado, día mágico para este servidor. No están retocadas.

Las acompaño de un boceto escrito la mañana del 22 de Mayo que, en contraste, habla más bien de una pérdida...
.

LA PÉRDIDA

Un hombre ignorado y que luce
cual réplica de millares como él,
camina con la vista disipada en el suelo,
pero ni siquiera mira su derrotero.

Se halla tan irremediablemente
ausente y melancólico,
por obra y gracia de la mentira
creada por sus congéneres,
que no tiene noticia
de lo que es un milagro,
por nimio que sea.

Le han hurtado sus ojos de la manera
más cruel en que pudieran serle despojados:
él no se ha percatado de la pérdida.

Siente una ausencia, intuye que algo le falta,
pero no sabe qué pueda ser eso
que le restó el sabor de las maravillas a su andar…



lacl, amanecer, 22 de mayo, 2012
.