martes, 19 de marzo de 2019

David Herbert Lawrence: El lío del amor - The Mess of Love / Vivaldi: Discurso amoroso / Galería de imágenes. D H Lawrence: algunas de sus pinturas.





David Herbert Lawrence, El lío del amor -

The Mess of Love


Hay líos que son atados y hay atados que se enmarañan. El amor o, mejor,  aquello que catalogamos como amor, puede atar y, por ello, enmarañarse. Y aunque se inicie aéreo y ligero como una pluma, puede acabar convertido en el más pesado fardo.  Pocas personas han dedicado sus horas a develar los espejismos del amor o, mejor, vuelvo y repito, de los patrones o clichés que el ser humano se ha construido tras la palabra amor, como ese caballero llamado David Herbert Lawrence. Este poema cayó en mis manos por obra del azar, hace un tiempo y, acto seguido, intenté una versión a nuestra lengua, pero se encontraba hasta ahora entre la lista de las cosas pendientes.

Salud!
lacl

TRADUCCIÓN

David Herbert Lawrence: El lío del amor

Hemos hecho un gran fardo del amor
desde que hicimos un ideal de ello.
Desde el momento en que juro amar a una mujer, a determinada mujer, por toda mi vida
en ese momento comienzo a odiarla.

En el momento en que le digo a una mujer: ¡Te amo! ---
mi amor amaina considerablemente.

El momento en el que el amor es una cosa entendida entre nosotros, estamos seguros de ello, es un huevo frío, ya no es amor nunca más.
El amor es como una flor, que debe florecer y desaparecer; si no se desvanece, no es una flor, o bien es una flor de lienzo artificial, o una inmortelle, para el cementerio.          (*)
Desde el momento en que la mente interfiere con el amor, o la voluntad se fija en él, o la personalidad lo asume como un atributo, o el ego toma posesión de él, ya no es amor, es sólo un pesado fardo.
Y hemos hecho una gran ruina del amor, pervertida-mente, pervertida-voluntad, un amor ego-pervertido.

(*) O una siempreviva, como traduce a las “inmortelles” Rafael Cadenas, en el prólogo de su versión original de los Pansies (Pensamientos, otra flor) de David Herbert Lawrence
Versión de lacl.

******* 

David Herbert Lawrence: The Mess of Love

We've made a great mess of love
Since we made an ideal of it.
The moment I swear to love a woman, a certain woman, all my life
That moment I begin to hate her.
The moment I even say to a woman: I love you! ---
My love dies down considerably.
The moment love is an understood thing between us, we are sure of it,
It's a cold egg, it isn't love any more.
Love is like a flower, it must flower and fade;
If it doesn't fade, it is not a flower,
It's either an artificial rag blossom, or an immortelle, for the cemetery.
The moment the mind interferes with love, or the will fixes on it,
Or the personality assumes it as an attribute, or the ego takes possession of it,
It is not love any more, it's just a mess.
And we've made a great mess of love, mind-perverted, will-perverted, ego-perverted love.






Vivaldi: Discurso amoroso 

Sol da te, mio dolce amore (Vivaldi) Kristina Hammarström




A. VIVALDI: Viola d'amore Concerto in A minor RV 397, Accademia Bizantina



Sonia Prina, Il Giardino Armonico. "Vedrò con mio diletto". GIUSTINO, Antonio Vivaldi.


Vivaldi : il Giustino, "Vedro con mio diletto" par Jakub Józef Orliński (contre-ténor)









domingo, 17 de marzo de 2019

Notas sobre música, amor y ego, lacl / Otra serie de anotaciones, lacl. / Guarida de los músicos: Jacques Brel - Bill Evans - Jordi Savall - Alexis Cardenas, Jorge Glem y Elvis Martinez - Billie Holiday & Lester Young - J S Bach





Notas sobre música, amor y ego.

El músico no debe ser esclavo de su amor a la música, ha de ser su amante como sólo se puede ser amante: incondicional. Ese es otro orden de esclavitud.

lacl, 09 de Enero, 2019

*

Se cae con frecuencia en el error de creer que se ama al conferir toda preeminencia al cómo se ama. Cuando en el amor el estilo no lo impone el amante, sino lo amado.

lacl, 09 de Enero, 2019

*

Creo que he querido referirme más a los ensueños que, en nombre del amor, se instituyen como el amor más puro, cuando no son más que amor a un envanecido y siempre disimulado yo. Cuando el amante se entrega, lo hace sin condiciones, lo hace porque ha sido secuestrado, no se gobierna, lo gobierna lo amado. Y cuando canta eso que le mueve, por él habla un sentir profundo, que le trasciende. No hay cabida para ocultos altares donde se sublime, a trastiendas, un duendecillo llamado yo.

lacl, 09 de Enero, 2019




Otra serie.


La palabra es, ante todo, música. Quien no se permita el encanto de su concierto, jamás amará su lengua.

lacl, 08 / 06 / 2018, amanecer.

*

Mañaneo  

Es el alba y trinan los pájaros,
en medio de esta apabullante sequía.
Salgo al sereno y veo
la montaña desecada, sedienta.
Los pequeños arbustos
no han soportado la sequía,
sólo los grandes árboles
mantienen en pie su verde rebeldía.
Camino entre unas palmas
y un enjambre de abejas, sin embargo,
hace su deleite entre un nuevo racimo,
sumando su murmullo al mañaneo.
Paso con el debido cuidado.
Su industriosa artesanía
resulta más cardinal
que el paso del transeúnte.
Anuncian la alegría.

lacl, 08 / 06 / 2018, amanecer.

*

El mundo solía ser comedia con algo de drama. Ahora es, meramente, farsa.

lacl, 08 / 06 / 2018.

*

Al ser humano, por regla general, le encanta el atajo, la economización. Pero uno intuye que probablemente se ha operado un cambio de polo en la esencia de su coexistir. Ha trasladado la fuente de poder del pecho al cerebro. Y el cerebro es, al parecer, más fácilmente adoctrinable o sobornable. De allí que se contente con vivir con onomatopeyas, adefesios y muletas de palabras, que nada significan.

Antes, se podía complacer con echarse en una hamaca a contemplar el horizonte o el alto vuelo de los zamuros. Mientras ello sucedía, se generaban pensamientos donde la palabra no dicha tenía su derecho a mecerse entre los vaivenes y murmullos del tiempo que acompasaba el chinchorro.

Ahora son la prisa y la economización de la vida espiritual o sensitiva las que todo lo gobiernan. Ya nadie recuerda que lo que había que economizar era aquello que corresponde a nuestra lidia con la materia. ¿Para qué? Para tener tiempo para el chinchorro, para el sentir, para la palabra, para el pensado sentir.

La inopia seduce. Son falsos sus brillos. Pero engañan.


lacl, 08 / 06 / 2018, amanecer. 

*


 Voir un ami pleurer - Jacques Brel - (Avec paroles)



















viernes, 15 de marzo de 2019

Wallace Stevens, la inscripción en “Notas para una ficción suprema.” / Pierre Boulez - Siglo XX - Tono / Stravinsky conducts The Firebird, NY Phil. - Igor Stravinsky Le Sacre du Printemps Vaslav Nijinsky Version 1913



Stevens con Faulkner

Wallace Stevens, la inscripción en “Notas para una ficción suprema.”  

Un mínimo tributo a la memoria de Wallace Stevens y sus amigos. La inscripción del poema con dedicatoria a su amigo Henry Church. Va en testimonio de que toda vida y, especialmente, toda vida de poeta, ha de ser descrita como una doble vida. 

Nos referimos a aquellas vidas que, en su impulso vital, se saben vividas al margen, porque pretender otra cosa es pretender una consumación del absurdo, una pretensión inadmisible cuando se vive en el ombligo de la tribu.

Salud!
lacl

                                     Para Henry Church

¿Y por qué, excepto por ti, siento yo amor?
¿Aprieto acaso el intenso libro del hombre sabio
a mí cercano, oculto en mi día y noche?
En la incierta luz de la simple, certera verdad,
igual en un vivir cambiante hacia la luz
en que a ti me uno, en que nos sentamos a holgar
por un momento en lo central de nuestro ser.
La vívida transparencia que tú traes es paz.


(Versión lacl)


To Henry Church

And for what, except for you, do I feel love?
Do I press the extremest book of the wisest man
Close to me, hidden in me day and night?
In the uncertain light of single, certain truth,
Equal in living changingness to the light
In which I meet you, in which we sit at rest,
For a moment in the central of our being,
The vivid transparence that you bring is peace.


Nota tomada de una publicación en lengua inglesa. Debajo dejamos datos de la misma (*)  

Henry Church fue un coleccionista de arte y editor de la revista trimestral francesa Mesures. Fue, además, uno de los amigos más cercanos de Stevens. Cuenta la nota que también escribió poesía, aunque al parecer su pudor nunca le permitió compartir estos ensayos con Stevens. Con frecuencia se enviaban correspondencia al igual que lo hacía Stevens con la esposa de Henry Church, Barbara. Gracias a la posición de Church como heredero de la fortuna de la firma procesadora de bicarbonato de sodio “Arm and Hammer”, estaba financieramente seguro. Él y su esposa vivieron en Francia durante la mayor parte de su vida adulta, y regresaron a Estados Unidos solo para evitar la segunda guerra mundial. La muerte de Church el 4 de abril de 1947 parece haber inspirado "El búho en el sarcófago", un poema de Stevens. Church sentía una profunda admiración por Friedrich Nietzsche. A pesar de sus mejores esfuerzos, Church siempre lamentó que no pudo lograr que Stevens compartiera su fascinación.

Stevens dedicó a Henry Church "Notas hacia una ficción suprema".

Este poema se publicó originalmente en la revista Horizons, y debe haberse escrito después de la muerte de Church (Stevens lo menciona en una carta a Barbara Church cinco meses después de que falleciera su esposo). Como era su costumbre, Stevens se defiende ante cualquier indicio que induzca a pensar que su poesía tenga, en su génesis, un carácter personal. Sin embargo, en su carta del 5 de septiembre de 1947 dirigida a Barbara Church, escribe:

“…Esto fue escrito en el marco mental que siguió a la muerte del Sr. Church. Si bien no es personal, había pensado en inscribirlo de alguna manera, debajo del título, como, por ejemplo, Goodbye HC, pero apenas se escribió antes de recibir la carta de Horizon y no habría sido fácil hablar con usted al respecto. En ese momento, omití la inscripción (o epígrafe).
(Cartas 617)





Pierre Boulez - Siglo XX – Tono



Stravinsky conducts The Firebird, 

NY Phil.


Igor Stravinsky Le Sacre du Printemps Vaslav Nijinsky Version 1913 Ballett Mariinski Theater






miércoles, 6 de marzo de 2019

Un soneto libre para Sor Juana, lacl / Sor Juana Inés de la Cruz, Primero sueño, Lectura. José Luis Ibáñez.(UNAM) / Cantiga 23 "Como Deus fez vynno d'agua"




VERSION CORREGIDA:

Un soneto libre para Sor Juana
(si hay verso libre pedimos venia
para un libérrimo soneto)


A la hora del soplo abren mis ojos
a la letra en fragancia de Sor Juana,
develando austera, túnica vana,
vil manto, no feliz, de los antojos.

Quiso Sor Juana regalarme el cielo,
nadir sembrando el suelo donde alojo.
Ensueño y rosa empeño en mi manojo,
por no forzar vigilia de mi celo.

Alto el talante, amando, voy de arrojo,
dorada mies, zurcido en red el velo,
toda esa cifra errante de su anhelo

legando va, sin fin, barriendo enojos:
el verbo hambriento y de alcanzada gana,
nos dona el firmamento, la campana.

.
lacl 03 de Marzo 2019 hora del pulmón, con una breve enmienda, unas noches después...
   

ORIGINAL:


Un soneto libre para Sor Juana
(si hay verso libre pedimos venia
para un libérrimo soneto)


A la hora del soplo abren mis ojos
a la letra en fragancia de Sor Juana,
develando austera, túnica vana,
vil manto, no feliz, de los antojos.

Quiso Sor Juana regalarme el cielo,
nadir sembrando en suelo donde alojo.
Ensueño y rosa empeño en mi manojo,
por no forzar vigilia de mi celo.

Alto el talante, amando, voy de arrojo,
dorada mies, zurcido en red el velo,
toda esa cifra errante de su anhelo

levanta su sinfín barriendo enojos:
un verbo hambriento y de alcanzada gana,
legando el firmamento, la campana.

.
lacl 03 de Marzo 2019 hora del pulmón, las dos cuartetas. Y casi a medianoche los dos tercetos…

Las dos primeras cuartetas se escribieron en el aire, fueron dictadas en los pensamientos que se amparan bajo la oscuridad, abrí los ojos luego de que habían dado las 3 de la mañana. Mi intención no era escribir un soneto. Pero a medianoche, luego de un terciado y afanoso día, se sumaron los tercetos que he adjuntado a las cuartetas. No soy cultor de los versos rimados, si bien no me es secreto el goce del ritmo en las palabras. Cuando la palabra irrumpe le gusta hacerlo en melodía. De allí que suela suceder que las frases busquen acentos de octosílabos o endecasílabos, aun cuando estén dispuestas en verso libre.

No es posible negar la belleza que yace en los versos de los clásicos, por mucho que, acorde a los tiempos modernos, los cultores de la palabras hayamos descubierto el placer del verso libre. 

Agregamos debajo una sobria lectura de Primero sueño, tanto le debemos a  Sor Juana...




Sor Juana Inés de la Cruz, Primero sueño, Lectura. José Luis Ibáñez (UNAM)




Cantiga 23 "Como Deus fez vynno d'agua"




viernes, 1 de marzo de 2019

Una memoria: Sor Juana Ines de la Cruz - Este que ves, engaño colorido - Rosa divina, que en gentil cultura / Primero Sueño





Una memoria...

Ayer, finalmente, me hice con las obras completas de Sor Juana en la librería de la FCE de la Solano, lo que anduve postergando. Me parece que eran los últimos ejemplares que quedaban, pues no han podido seguir importando.
Recojo el primero de los sonetos filosófico-morales…


(lacl, 1 de marzo de 2012)


145

Procura desmentir los elogios que a un retrato de la Poetisa inscribió la verdad, que llama pasión.

ESTE que ves, engaño colorido,
que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado,
es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.

*******
Por puro gusto, dejemos otro de sus sonetos filosófico morales, según se les cataloga en sus obras completas.

147

En que da moral censura a una rosa, y en ella a sus semejantes...

Rosa divina, que en gentil cultura
eres, con tu fragante sutileza
magisterio purpúreo de belleza,
enseñanza nevada a la hermosura.

Amago de la humana arquitectura,
ejemplo de la vana gentileza,
en cuyo sér unió naturaleza
la cuna alegre y triste sepultura.

¡Cuán altiva en tu pompa, presumida,
soberbia, el riesgo de morir desdeñas,
y luego desmayada y encogida
de tu caduco sér das mustias señas,
con que con docta muerte y necia vida
viviendo engañas y muriendo enseñas!


*******


Primero Sueño


viernes, 22 de febrero de 2019

La ciudad de los espejismos, José Antonio Ramos Sucre, El cielo de esmalte. / Preludio de José Antonio Ramos Sucre - Adagio J.S Bach - Concierto de Brandeburgo nº 1 / Bach, Matthäus-Passion BWV 244. Karl Richter (1971)





La ciudad de los espejismos, José Antonio Ramos Sucre, El cielo de esmalte.

    Yo cultivo las memorias de mi niñez meditabunda. Un campanario invisible, perdido en la oscuridad, sonaba la hora de volver a casa, de recogerme en el aposento.

    Ruidos solemnes interrumpían a cada paso mi sueño. Yo creía sentir el desfile de un cortejo y el rumor de sus preces. Se dirigía a la tumba de un héroe, en el convento de unos hermanos inflexibles, y transitaba la calle hundida bruscamente en el río lánguido.

    Yo me incorporaba de donde yacía, atinaba un camino entre los muebles del estrado, sala de las ceremonias, y abría en secreto las ventanas. Porfiaba inútilmente en distinguir el cortejo funeral. Una vislumbre desvariada recorría los cielos.

    No puedo señalar el número de veces de mi despertamiento y vana solicitud. Recuperaba a tientas mi dormitorio, después de restablecer el orden en las alhajas de la sala. Un insecto diabólico provocaba mi enfado ocultándose velozmente en la espesura de la alfombra.

    La ruina de las paredes había empolvado la sala desierta. Mis abuelos, enfáticos y señoriles, no recibían sino la visita de la muerte.

    Yo no alcanzaba a desprenderme de los fantasmas del sueño en el curso de la vigilia. La mañana invadía de tintes lívidos mi balcón florido y yo reposaba la vista en una lontananza de sauces indiferentes, en un ensueño de Shakespeare.


Imagen: Cartier-Bresson


Preludio de José Antonio Ramos Sucre - Adagio J.S Bach - Concierto de Brandeburgo nº 1

Bach, Matthäus-Passion BWV 244. Karl Richter (1971)


miércoles, 20 de febrero de 2019

BRINDIS DE AÑO NUEVO, un poema de Job Pim y una anécdota de mi madre. / Guarida musical. De Conde a Principal, Aldemaro Romero. Yo soy Venezolana, Conny Méndez.




BRINDIS DE AÑO NUEVO, un poema de Job Pim y una anécdota de mi madre.

“…El venezolano, decía siempre mi madre, cuenta con un sentido del humor del que quisieran gozar en otros pueblos. De todo hacemos guasa y ni siquiera durante los malos tiempos cejamos en ese temple, creo que en ello tiene que ver mucho nuestro clima, esta eterna primavera…”

Habiendo cuenta de que, al parecer y a pesar de los pesares, nuestro gentilicio comienza a reconciliarse con su terrena condición y, viendo como vemos, brotar por doquier, agudas chanzas, lances e invenciones que surgen de la imaginería colectiva, queremos recordar a uno  de nuestros grandes humoristas, aunque lo hacemos rescatando un poema de su serie “Graves”, dado que es una semblanza poética de su estadía en la prisión de La Rotunda.

A sus “Graves” anteponía los “Agudos”, en donde se muestra la convivencia de esos dos tonos de nuestra colectiva singularidad, signada por la ligereza, el solaz, la picardía y el gusto de vivir, de cara al contraste de la fatalidad, una fatalidad mayormente creada por obra de esa contingencia que hace que todo un pueblo sufra por causa de un malestar que ataca a quienes, atrapados en el delirio de una inexistente grandeza, logran sembrar en plazas y mentideros el desvarío y la barbarie, contra viento y marea. Y es que, bien mirado, la mayoría de los hombres, me parece a mí, se contentaría con vivir al son de la “dulzura ambiente”, en lugar de embarcarse en los empeños de querer modelar y cambiar la vida del resto de la humanidad. Porque esa es una enfermedad que ataca a pocos, pero que contamina a muchos…

Luego de ese “Brindis de año nuevo” dejo una semblanza de mi madre, pues creo que viene al pelo, como le gustaba a ella decir.

Agrego algunas imágenes de las Obras Completas de Job Pim y un par de La Rotunda, la prisión de la era gomecista...

Salud!
lacl

BRINDIS DE AÑO NUEVO
                                                           The year is dying in the
                                                           Night: ring out wild bells
                                                           And let him die. Tennyson

Mozo que en esta noche de Año Nuevo
por la plaza pletórica circulas,
y la fuga del año te divierte,
sin ver que algo de ti también se fuga;
tú que auguras el año venidero
de placer y fortuna,
y cuando dan las doce campanadas
y el cañonazo clásico retumba,
sientes un raro anhelo de expansiones,
de fraterna ternura,
y en medio de los seres de tu afecto
alzas la copa embriagadora, escucha:
Muy cerca de tu dicha, a pocos pasos,
en ese antro dantesco, La Rotunda,
allí en esa anacrónica Bastilla
donde el buitre feudal los tiempos burla,
hay hombres que se arrastran esta noche
entre un chocar de hierros que espeluzna:
segregados del mundo sin derecho,
sin sentencia ni culpa;
muertos para el bullicio de la vida,
vivos para el silencio de la tumba.
Hombres de cuyos ojos apagados,
en esa hora hará brotar la angustia
el manantial de lágrimas
que no logró arrancarles la tortura.
Que están pensando en un hogar en sombras,
y en una anciana de pupilas turbias
que alza las flacas manos suplicantes
hacia un Dios de piedad que no la escucha.
Mira un momento las humanas larvas
que desde sus covachas se saludan:
--¡Otro Año Nuevo hermano!
--¡Dios nos saque con vida de esta tumba!
¡Que ni siquiera pueden abrazarse,
confundir su amargura,
ni decirse la mágica palabra,
ni mirar cómo rasga la penumbra,
la generosa chispa que se enciende
cuando dos pechos de varón se juntan!
Piensa en esas gargantas
que una mano fantástica estrangula;
en esas frentes donde sopla el hálito
que las almas arruga;
en esos hombres que esta noche lloran
en la torre feudal de una República,
en el trágico pozo
donde un sátrapa bárbaro sepulta
a los que haciendo un masculino gesto
dieron la espalda a la ralea eunuca…
Piensa un instante, y luego,
Bebe tu copa y tu festín reanuda.

La Rotunda, diciembre 13, 1919 (pp.35-36)  

Francisco Pimentel Agostini (Job Pim)


*******

Mi mamá me dice esta noche:
¡Qué cosas tiene la mente! Ahora como duermo menos por la noche, la cabeza me da vueltas y comienza a recordar, en los entresueños, pasajes absolutamente olvidados.  Recuerdo, por ejemplo, a mi madre diciéndome: “para tu nacimiento, en La Pastora, tuve la asistencia del doctor Porras”. Lo había olvidado por completo. Lo que no recuerdo son las esquinas de la calle donde estaba ubicada la casa, seguro luego lo recuerdo. Es donde hicieron el pasaje Brasil.
Luego me relata los jocosos versos de Job Pim (Francisco Pimentel) “contra” Leo (Leoncio Martínez) para “reclamarle” sus laboriosos afanes cuando, con motivo de haber creado la revista Fantoches, se la pasaba con un delantal salpicado de tintas. Tales afanes, reclamaba Job Pim, le hacían ver como un gandul ante los amigos.
La letra de las obras de Job Pim es ínfima y mi mamá tiene que apoyarse en una lupa para leerlo, pero cuánto lo disfruta. Me dice, al final, uno sí que despilfarra el tiempo, deberíamos haber leído más…

lacl, 03 de Junio de 2016