miércoles, 22 de febrero de 2017

UNO ENTRE TANTOS



UNO ENTRE TANTOS

A Mery Sananes.

Uno entre tantos, rendido entre las hojas resecas y expuestas al barrido del viento. Hojas que, de pronto, de un día para otro, amanecieron yertas.

Uno entre tantos, extraviado entre millares de manos anónimas, aherrojadas, aunque más advertidas del extravío que sus renegados cuerpos, que las portan por el mundo como esclavizados apéndices.

Uno entre tantos, traspapelado en las retinas que no miran hacia afuera ni hacia adentro, pues son los ojos los que no ven… El milagroso mundo regalado corre ante ellos, como ante ventanas deshabitadas, sin que allí nada quede registrado. El mundo es un derroche sin sentido para el corazón que ya no timbra, convertido en fuelle sin aliento y sin llama que animar.

Uno entre tantos que, desconcertado en medio de una iluminación, se dice que hay que marcharse a la montaña, que ya no hay otra solución, salvo que el mundo no amerita de soluciones y nadie quiere ir a la montaña. El mundo se deja vivir y yo soy ese hombre anónimo, perdido entre tantos; el que, a su vez, ha perdido la senda que conduce a la montaña sagrada, y que en el fondo sabe que debe, a fin de cuentas, ajustar cuentas, y bajar a la raíz infalible, al renegado y más profundo lecho de su no vivido fuego, para en él cauterizarse y limpiarse con las llamas de su propio cautiverio.
.

lacl. Un 22, a las 22... Febrero de 2017





https://www.youtube.com/watch?v=N0aaZnxnkEo

Variante para afrontar el día. Inscripciones en el dolmen.



Variante para afrontar el día. ¿Por qué no pensar que lo más decoroso para nuestras almas sea que le abramos paso a la paladina realidad, desde allá abajo, desde un fondo donde yacemos sin rezarlo? Acaso sea más dócil el canto para cada uno de nosotros, cuando lo levantamos  desde allí, desde lo más profundo de una gruta que pretendemos no revelar a nadie, pero que llevamos de indumentaria, cual mortaja de Lázaro. Resurrectos en medio de la agonía. No es algo que solamos declarar: vivimos en el ombligo de una agonía. Mas, si desde allí levantamos nuestras  voces y melodías, sin aspavientos pero con rendida entrega, acaso entonces pueda alcanzarnos como un roce de iluminación, el regalo que destella o estalla en el ombligo de una turbidez y se levanta para ungirnos de catarsis.

21-22 de Febrero, 2017; noche con madrugada.

Inscripciones en el dolmen, cuaderno y, a veces, pañuelito de lágrimas. 




https://www.youtube.com/watch?v=AJosu-ksleE&feature=share

domingo, 5 de febrero de 2017

Palabras devenidas luego de nuestra celebración de la Virgen de la Candelaria…





Fertilidad es renovación, reverdecer. Para morir hay que haber reverdecido. ¿Cómo podríamos contar con algo de la insensata, natural y ancestral jovialidad del ser, si no nos permitimos la fertilidad? No tenemos derecho a negarla en nosotros. Incluso a sabiendas de ser, a un tiempo mismo, perennidad y fugacidad, fertilidad y deslustre. 

Mas, esto aparte, ¿es que nos vamos a imponer nosotros mismos el acallamiento de lo que es el desbordarse de la vida? ¿o vamos a permitir que se imponga la tesis de anti vida que tanto promulgan los insensatos adoradores de una contrahecha razón? 

Porque no es lo mismo la insensatez de la naturaleza que la insensatez de la malherida y desamorada razón humana. La insensatez de la naturaleza no necesita de razones para prestarse a ser vivida, para donarnos los goces del ser, en cuerpo y espíritu. Y eso es algo muy distinto a la insensatez de la razón humana que pretende imponerle moldes a ese vivir nacido de las entrañas del enigma. 

Pero no porque sea un enigma enmascarado debemos pretender desoír ni desatender sus dones. No somos hijos del pecado. Hay que quitarse esa culpa de la cabeza y de los prestados pensamientos que alrededor de ella sobrevuelan como enjambre. 

La vida sobre la tierra (una tierra que flota en el cielo) es caída breve y milagrosa en lo que toca a la materia, esto es, al cuerpo, a la carne, a la sangre y a nuestra respiración; mas sin olvidar que es por medio de nuestro respirar que el cuerpo se toca con el alma. La vida y sus fertilidades son, entonces, un regalado milagro y nada de malo ni de obsceno tiene el hecho de que a ellas nos entreguemos en cuerpo y espíritu. Aunque siempre teniendo presente aquel sano consejo que nos legara alguna vez el maestro Borges: “…Hay que apurar la vida hasta las heces y luego desengañarse de ella…”








martes, 31 de enero de 2017

Un agradecimiento para con Librería Sónica



Un agradecimiento del que nunca he dejado constancia en este blog. La grata conversa que mantuviéramos con Linsabel Noguera y Jason Maldonado en su programa radial Librería Sónica, en la estación Radio Caracas Radio, RCR 750 AM.

Esa tarde este servidor se hallaba un tanto nervioso ante el micrófono, razón de que la memoria me fallara cuando quise hallar el nombre de Wagner y del Nacimiento de la Tragedia, el libro primerizo de Nietzsche. Y tampoco hice referencia a la larga lista de clásicos de que se alimentara Días de bruma. Pero, en fin, dejo fe de mi agradecimiento por aquella grata tarde.

Librería Sónica subió el enlace de esa conversa, hace dos años, el que acompañaron del siguiente comentario:

Su otro yo se encargó de escribir Días de bruma y Luis Alejandro Contreras nos explica por qué, cómo sucedió esto, cómo ese "amanuese griego al servicio del imperio" convirtió en poesía todo un mundo filosófico que llama a la reflexión desde diversos puntos de vista. Este próximo domingo 30 de marzo cerramos el mes con poesía, que buena falta nos hace.

Dejamos aqui el enlace del referido programa:
http://libreriasonica.blogspot.com/2014/03/dias-de-bruma.html

Otros enlaces relacionados a los libros allí referidos:











lunes, 30 de enero de 2017

Revisión del ayer, año 2012, Parte 2. Divagaciones


Revisando en el ayer consigo algunas glosas breves. Aquí dejo un ramillete.
(lacl) 


…del 02 de Agosto de 2012.

“…Ayer le decía a una pareja que conocí en la calle que la música de Bach es sanadora, pues tiene el poder de curar las almas. Ellos tienen un nieto con un problema motriz, pero es súper dotado y lo tienen estudiando música; y ese niño fue el vehículo para que entabláramos conversación. A veces, pierdo la timidez y abordo a la gente. Estaban comiendo en una mesa contigua a la mía y el niño jugaba con un par de baquetas de batería, lo que, lejos de molestarme, me invitó a hablarles. Agrego este comentario porque realmente me conmovió ese desprendido amor que puede atesorar la gente, llevándoles a darle valor a lo que realmente vale, como es la vida manifestada en los afectos y en el espíritu. En un país que se debate entre las tonterías de un patán vocinglero y sus barras bravas y la desidia de multitudes ante las pequeñas cosas que hacen de la vida una dádiva digna de ser vivida, ser testigo de ese “desprendimiento” es un insospechado milagro. Minutos antes, un amigo me escribía en un mensaje de texto que “una medalla de oro no ha de ser casualida” (sic) y luego agregó: “no volverán” ¿Pueden creerlo? La oligofrenia ha hecho metástasis en el corazón…”

Comentario al margen, 30 de Enero de 2017. Esa pareja a la que alude la glosa eran las abuelos de la criatura, pues sus padres biológicos (esto es, los hijos de esa pareja) habían abandonado al crío, debido al problema motriz que aquejaba a ese niño.

*

09 de Junio de 2012

A pesar de que siempre me ha atacado una suerte de ambigua relación amorosa, no con la poesía (ante la que no dudo en rendirme), sino con la encarnación del poeta y, más allá de eso, con la función de la poesía y, por ende, del poeta –si es que han de tener alguna-, no puedo dejar de promulgar a los cuatro vientos el daño que le ha causado al hombre, en general, su desoimiento. 

Haciendo tábula rasa, la poesía ha sido relegada, en muchos rincones del planeta, a un mero papel decorativo, a una suerte de exquisito culto a ser practicado por algunas minorías de seres sobre las que se piensa son excéntricos e inútiles. De alguna manera se enlaza lo que digo con aquella luminosa reflexión de Albert Einstein: “…La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un sirviente fiel. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el regalo…” Y por el ánimo que confieren verdades tan contundentes como ésta es que nos atrevemos, alguna vez, a perder el pudor e irrumpir en voz.

Es, como dijera Rilke a Frank Kappus en sus “Cartas a un joven poeta”, la imperiosa necesidad lo que mueve al poeta. Y añado yo (¿por qué no?) a la poesía. Hemos rehusado el sagrado regalo de lo que aparentemente no lleva “razón”, para darle realeza a un mundo desalmado y sin latidos. Por lo que cobra vigencia de necesidad ese llamado a que nos invita poesía: el de, por ejemplo, contemplar el envés de una hoja y percatarnos de que, como ella, somos pasajeros de la vida.

*

30 de Junio de 2012

Cuando un poeta está desmedidamente enamorado de su propia poesía podemos presumir que ha perdido el roce de la gracia o el toque de la Diosa. Un poeta que no se encuentra en estado receptivo para la escucha de la poesía que musita bajo las piedras o que vibra enquistada en la palabra de otro poeta es un ser desvalido al que le ha ganado la partida un señor de verbo henchido que porta su nombre por las calles como un rótulo.

*

04 de Junio de 2012

La máscara se usa en casa o fuera de ella a la hora de borronear un papel. Y ¿qué mejor ejemplo que el de Ramos Sucre, tan enmascaradamente ubicuo?





Revisión del ayer, año 2012, Parte 1. Lao Tse - Elias Canetti




Consigo un par de citas que he anotado hace un lustro, Lao Tse y Elias Canetti aquí se juntan, por muy disimiles que nos luzcan sus enunciaciones. El Tao porque no pretende nombrar lo innombrable y el admirado Canetti por su temor a la disección y la explicación de los nombres.

(lacl)
.


El que se atiene a la gran forma, hallará la plenitud;
Vivirá en paz, en salud y en armonía.
Músicas y regalos hacen detenerse al caminante;
Pero Tao es tan puro, que carece de sabor:
Si lo contemplamos, no podemos verlo;
Si lo escuchamos, no logramos oírlo.
Sin embargo, si bebemos de él, nunca se agotará.

Lao-Tsé.
Tao-Të-Ching.


*

Para mí, Gerard de Nerval sería ya un poeta por el simple hecho de creer que descendía de Nerva.
Todas las relaciones aritméticas, las proporciones, los destinos y las trayectorias elípticas me son indiferentes; todas las relaciones a través de los nombres me resultan, en cambio, estimulantes y verdaderas.
Mi dios es el nombre, la respiración de mi vida es la palabra. Los lugares comunes cuyos nombres palidecen me son indiferentes, no he estado en ningún lugar cuyo nombre no me atrajera.
Me asustan la disección y la explicación de los nombres, les temo más que a un asesinato.

Elias Canetti. 1955, Apuntes I, Obra completa VII, Random House Mondadori, España, 2008


domingo, 29 de enero de 2017

Tomas de Aquino - Tratado sobre la piedra filosofal, fragmentos.



Siempre he sospechado que Tomás de Aquino ha sido el molde del que Umberto Eco se sirvió para escribir su maravilloso relato El nombre de la rosa

Dejo aquí fragmentos de uno de los libros "menos conocidos" de Santo Tomás que, pienso, vienen al pelo con las argumentaciones de Guillermo de Baskerville, el monje que funge de príncipe de las conjeturas en esa sabrosa novela.

Nunca he podido echarle mano a las “Apostillas a El nombre de la rosa” que luego Eco escribiera. Así que no he podido hurgar en torno a mi intuición. Pero creo que eso es lo de menos. Espero que algún día caigan en mis manos tales apostillas, las que leeré, ante todo por mero gusto, antes que por una necesidad de corroboración.  
Salud!
(lacl)

“…cuando los cuerpos superiores ejercen su acción sobre un elemento, actúan por su similitud y, además producen algo parecido a ellos mismos y casi de la misma especie. Por lo tanto ya que producen el elemento del elemento y la cosa elementada de la cosa elemental, se puede necesariamente deducir que participan ellos mismos de la naturaleza del elemento…”

“…Sublimé pues una cantidad de mercurio bastante grande para que la fijación de sus disposiciones internas no fuera alterada, es decir para que no se sutilice al fuego; así sublimado, lo hice disolver en el agua a fin de perpetuar la reducción a materia prima, con esta agua empapé ampliamente cales de plata y arsénico sublimado y fijado; después hice disolver el resultante en estiércol de caballo caliente; congelé la disolución y obtuve una piedra clara como el cristal que tenía la propiedad de romper la partículas de los cuerpos, de penetrarlos y de fijarse fuertemente de tal manera que un poco de esta substancia, proyectada sobre una gran cantidad de cobre, la transformaba inmediatamente en una plata tan pura, que era imposible encontrar otra mejor. Quise comprobar si igualmente podía convertir en oro nuestro azufre rojo; lo hice hervir a fuego lento; este agua se volvió roja la destilé al alambique y obtuve como resultado en el fondo de la cucúrbita azufre rojo puro que congelé con la mencionada piedra blanca a fin de convertirla igualmente en roja. Proyecté una parte sobre una cantidad de cobre y obtuve oro muy puro…”
* * * * *
Del Procedimiento de Reducción de Júpiter También Llamado de la Obra del Sol

“...Para la Obra del Sol, toma vitriolo bien depurado, rojo y bien calcinado, y disuélvelo en orina de niños. Destilas esta solución y repites tantas veces como sea necesario para obtener un agua muy roja. Entonces mezclarás este agua con el agua susodicha antes de la congelación; colocarás estos dos cuerpos en estiércol durante algunos días con el fin de que se incorporen mejor los destilarás y congelarás juntos. Obtendrás entonces una piedra roja parecida al Jacinto una parte de la cual proyectada sobre siete partes de Mercurio o de Saturno bien depurado se transformará en oro refinado.
Encontramos en estos libros cantidad de operaciones confusas y en número infinito, que no hacen más que inducir a los hombres al error y de las que es superfluo hablar. No es por avaricia por lo que ha tratado de la ciencia, sino con el fin de constatar los efectos admirables de la naturaleza y buscar sus causas, no tan sólo, las generales sino las especiales e inmediatas, no tan sólo accidentales sino esenciales; de ello he tratado extensamente al igual que de la separación de los elementos de los cuerpos.
Esta obra es verdaderamente cierta y perfecta, pero exige tanto trabajo y sufro tanto la imperfección de mi cuerpo, que no lo intentaré en absoluto, a menos de una necesidad imperante. Lo que he dicho aquí sobre los minerales basta ampliamente…”

Tomas de Aquino

TRATADO SOBRE LA PIEDRA FILOSOFAL

.

https://www.youtube.com/watch?v=JRWJJOG0b1s