sábado, 31 de mayo de 2014

Artes serviles, artes non serviles...



Bonito trabajo periodístico sobre cómo se define una vocación. Se revela un amor por lo que se hace, y no una aspiración de la voluntad que murmura en todo oído para incentivar el logro o éxito antes que el gusto por lo hecho. A mí me chocan las modas, así como las aficiones que se adosan al ego exaltado sobre el que las modas se edifican. Porque todo lo que se hace por vocación no puede o, al menos, no debería estar supeditado al efímero culto y contraste de las modas, tan malolientes, como son, tras bastidores. Los fanatismos, absolutamente todos los fanatismos, son indicio de una enfermedad. Pero cuando uno hace algo por gusto y no por ansiedades de fama y poder, lo que deviene es gusto por lo que se ha hecho haciéndose... Así que saludo esta entrevista, en la que aparecen dos muchachas llenas de esperanzas, donde se revela la sencillez del ser humano, más allá de flashes, vítores, gruesos cheques y guirnaldas en el cuello... Esa infusa y rentable "ciencia" conocida como marketing es uno de los mayores males de la humanidad, pues sus fundamentos establecen, porque sí, la pérdida del alma para quien inadvertidamente caiga entre sus redes Y muy pocos se percatan hoy de ello...
https://www.youtube.com/watch?v=HwlP_z6Dio4

jueves, 29 de mayo de 2014

BAR... Voy a volar, me dije, voy a volar…

.


(Bar. Título postrero y, por lo tanto, falto de importancia) 
  
. . . . . . . . . .

Vibra en el aire
cierta aspiración de cielo,
lo más parecido a una gratuita
y recatada gana de vivir
que le llena a uno los pulmones
con un fuelle de sabor a verde
y serpentea y transpira
por todos los poros de la piel
y hace eclosión en los omoplatos,
cual si se tratara de ramas
nacidas de rocío.  

. . . . . . . . . .

Voy a volar,
me dije,
voy a volar…

Y no sé qué irán
a pensar de eso
comensales y bebedores.
Tan sólo espero
que no haya
en el recinto
un alma muerta
con un arma cargada
bajo el cinto,
porque -estoy seguro-
no va a poder
evitar atinarme
con su insecticida,
matándole, de paso,
la posibilidad de soñar
a cada uno
de los inopinados
concurrentes.

. . . . . . . . . .

Pero,
¿por qué me atacan
este vuelo,
esta gana que
se viste de retama,
este dolor que pugna
por convertirse en goce y brisa,
este cuerpo que devino
de la nada,
para decirme que aún
tuviera fe en el hombre?

Ha debido ser el
roce de lo ausente,
que de tanto llorar
se hizo presente.

.






martes, 20 de mayo de 2014

Basavanna, Poeta Vacana, India. Cantos a Siva (o Shiva)




(Un poema que no necesita de antesala alguna...)


Los ricos
levantan templos para Siva.
¿Qué puedo yo,
un pobre
hombre,
hacer?

Mis piernas son columnas,
mi cuerpo el
santuario,
mi cabeza una cúpula
de oro.

Escucha, Oh señor de los
ríos encontrados,
lo inmóvil caerá,
pero el móvil permanecerá por
siempre.
.
.
Basavanna.
Poeta Vacana, India. (1106 - 1167 o 68 DC)
Cantos a Siva (o Shiva)
ADIAX S.A., Barcelona, 1981



Devara Desimayya, El fuego quema pero no se mueve. Cantos a Siva.



(Una poema revelación...)

El fuego quema
pero no se mueve.

El viento se mueve
pero no quema.

Mientras el fuego
no se une al viento
no puede dar ni un paso.

¿Saben los hombres
que lo mismo ocurre
con el saber y el hacer?


Devara Desimayya,
Poeta Vacana, India (Circa S. X)  
Cantos a Siva (o Shiva)
ADIAX S.A., Barcelona, 1981




Shiva en Rishikesh Uttarakhand, India / Tomados de Viajes en mochila, los créditos aparecen en la misma foto.