domingo, 31 de agosto de 2014

Retazos... - El secuestro por obra de la humana voz…




*****
Israel / Palestina,  Palestina / Israel.
Es imperativo que ambos rostros se reconozcan, imperativo es que abatan sus dolores, esos dolores que se han causado unos a otros. ¡Ardua tarea! Pero no veo otra respuesta como posible y constructora alternativa. Pero que se reconozcan los rostros, no las máscaras que, de lado y lado, levantan y agitan blasones para soliviantar a los suyos y sumarlos a su gesta genocida.

Si partimos de la base de que todo ser humano tiene ganado su derecho a la existencia, ¿por qué no habría de tenerlo ese pueblo del que forma parte? Todos tienen derecho a coexistir.

Nunca voy a insistir suficientemente en esto: ¿por qué esos pueblos no escuchan a los  poetas e intelectuales que entonan voces intermediadoras, esas que aun asumiendo sus diferencias y dolores claman por el necesario perdón de parte y parte (pienso en Said por Palestina y Oz por Israel) y, en cambio, sí escuchan las de los extremistas operadores políticos -entre las que, por desgracia, se cuentan algunos poetas e intelectuales-, cuando lo único por lo que estos abogan es por encarnar la barbarie, basados en el aval de no sabemos cuál supuesta supremacía de su linaje, cultura o religión?

Es inconcebible todo este lienzo de sinrazones. Nave de locos. Mundo al revés.
*****
Ante una frase de Elias Canetti: "...El olvidado oye que lo llaman..."

Y luego se pregunta: ¿será que, en verdad, me llaman o me habré llamado yo? ¿Será ella? ¿Será él?
¿Será un llamado de otra esfera?
Pero hasta de eso él mismo se olvida.
*****
De abierta ambigüedad debe vestirse todo adagio…
*****
* Acaso quepa sospechar que, sigilosamente, crece la ingente multitud de seres encarnando, de una u otra manera, a ese asombrado espectador que sale a caminar por ciudades abolidas, las que parecieran haber sido concebidas para albergar únicamente a forasteros.

Apotegmas contra la peste, Anselmo di Testarutto, Turín, 1935.
*****
Pocas cosas hay que me causen
mayor desazón y repulsa que
una persona carente de autenticidad.
No concibo a un ser humano
que no cultive una moral propia.


*****

Y puede suceder que seas llamado por quien vive entre la sombras.
 *****




-->
El secuestro por obra de la humana voz…
Jessye Norman, "Mon coeur s'ouvre à ta voix". SAMSON ET DALILA, Camille Saint-Saëns.
Para aquellos que se regodean en los detalles, en la observación, este solo de la Norman, me parece, les dirá muchísimas cosas. Amén de todo lo que le ofrenda al escucha esa voz sin igual, es tanta la entrega, que es difícil no conmoverse al punto de querer dejar correr las lágrimas, siendo uno secuestrado por la expresión de su rostro cuando enuncia cada frase...

https://www.youtube.com/watch?v=unhwKUyyu60

sábado, 30 de agosto de 2014

GUARIDA DE LOS POETAS / Vladimir Holan: Junto a la fuente, junto al estanque



Vladimir Holan: Junto a la fuente, junto al estanque

Toda mujer hermosa es cruel
y humilla sin parecerlo precisamente a los hombres que,
desnudos,
arden por beber de la roca misma.

Pero es la muerte quien se les acerca, familiar,
se diría un gorrión de estación de ferrocarril,
en el momento en que ellos, junto al andén, sacan el pan
de su envoltorio...

Voy a tener un hijo, dijo la muerte.


(Traducción: Clara Janés)







https://www.youtube.com/watch?v=6f_yQhNlQeM

https://www.youtube.com/watch?v=qENvBKJxi0o

viernes, 29 de agosto de 2014

Aguas memoriosas





A mi madre, María Luisa Loynaz Sucre de Contreras


A veces la soledad nos supera, a pesar de todos los amores que gravitan alrededor de nuestro cielo, como astros fugaces o cíclicas lunas, o enormes soles y galaxias que caben en la mano. Y suele suceder que la soledad despierta a la melancolía, pero siempre que abre los ojos, nos invita a contemplar con ella hacia el fondo del río rumoroso que transita en el fondo de las almas. Y, entonces, la música celeste que se suscita en ese recóndito lecho, nos acaricia las sienes por dentro. Y nuestros ojos se lavan en el alegato de las aguas memoriosas y, como los ojos de melancolía, se abren para mirar el mundo en pleno, cual dos enormes portales que se franquean para que entremos a cruzar sus horizontes.

.

Mañana del 25 de Agosto, 2014
Directo sobre el teclado, va para mi cuaderno Inscripciones en el dolmen.

.

Ese hombre de alas emplumadas



        
   A Sebastián
Yo tengo una voz
que no es la mía,
pero que habla en
la dicción de mis silencios.

Es una voz que habla en mi voz,
que dice por mí
y no sólo por mí,
sino por mi padre
y por el padre de mi padre,
y en la voz del padre de todo padre,
cual lo hará la voz que le suceda.

Es una voz de pájaro,
aunque vista humana piel,
que nunca entendió por qué
vino a ser hombre
con pecho de ave…
y sentarse en un pupitre
y decir “presente” cuando
su nombre deletreaban sin delicia.

Ese hombre, de alas emplumadas
en el ver, en el oír y en el sentir,
quiere volar y, de hecho, lo hace
por encima de
ajetreados ciudadanos
con sus predecibles techos,
aunque nadie diera fe de
haberle visto reptar entre las nubes.

Vuela por cantar
al juzgar que el canto es vuelo
y subir a los confines
sin descanso, mas sin cargar
un solo gramo,
porque todo lo puro pierde peso.

Mayo, 15, 2014
De mi cuaderno Bitácora acuariana