domingo, 31 de agosto de 2014

Retazos... - El secuestro por obra de la humana voz…




*****
Israel / Palestina,  Palestina / Israel.
Es imperativo que ambos rostros se reconozcan, imperativo es que abatan sus dolores, esos dolores que se han causado unos a otros. ¡Ardua tarea! Pero no veo otra respuesta como posible y constructora alternativa. Pero que se reconozcan los rostros, no las máscaras que, de lado y lado, levantan y agitan blasones para soliviantar a los suyos y sumarlos a su gesta genocida.

Si partimos de la base de que todo ser humano tiene ganado su derecho a la existencia, ¿por qué no habría de tenerlo ese pueblo del que forma parte? Todos tienen derecho a coexistir.

Nunca voy a insistir suficientemente en esto: ¿por qué esos pueblos no escuchan a los  poetas e intelectuales que entonan voces intermediadoras, esas que aun asumiendo sus diferencias y dolores claman por el necesario perdón de parte y parte (pienso en Said por Palestina y Oz por Israel) y, en cambio, sí escuchan las de los extremistas operadores políticos -entre las que, por desgracia, se cuentan algunos poetas e intelectuales-, cuando lo único por lo que estos abogan es por encarnar la barbarie, basados en el aval de no sabemos cuál supuesta supremacía de su linaje, cultura o religión?

Es inconcebible todo este lienzo de sinrazones. Nave de locos. Mundo al revés.
*****
Ante una frase de Elias Canetti: "...El olvidado oye que lo llaman..."

Y luego se pregunta: ¿será que, en verdad, me llaman o me habré llamado yo? ¿Será ella? ¿Será él?
¿Será un llamado de otra esfera?
Pero hasta de eso él mismo se olvida.
*****
De abierta ambigüedad debe vestirse todo adagio…
*****
* Acaso quepa sospechar que, sigilosamente, crece la ingente multitud de seres encarnando, de una u otra manera, a ese asombrado espectador que sale a caminar por ciudades abolidas, las que parecieran haber sido concebidas para albergar únicamente a forasteros.

Apotegmas contra la peste, Anselmo di Testarutto, Turín, 1935.
*****
Pocas cosas hay que me causen
mayor desazón y repulsa que
una persona carente de autenticidad.
No concibo a un ser humano
que no cultive una moral propia.


*****

Y puede suceder que seas llamado por quien vive entre la sombras.
 *****




-->
El secuestro por obra de la humana voz…
Jessye Norman, "Mon coeur s'ouvre à ta voix". SAMSON ET DALILA, Camille Saint-Saëns.
Para aquellos que se regodean en los detalles, en la observación, este solo de la Norman, me parece, les dirá muchísimas cosas. Amén de todo lo que le ofrenda al escucha esa voz sin igual, es tanta la entrega, que es difícil no conmoverse al punto de querer dejar correr las lágrimas, siendo uno secuestrado por la expresión de su rostro cuando enuncia cada frase...

https://www.youtube.com/watch?v=unhwKUyyu60

No hay comentarios.: