sábado, 30 de abril de 2016

Unas breves consideraciones sobre el fanatismo / La música ante la locura de un mundo “correctamente equivocado"





Unas breves consideraciones sobre el fanatismo.

Cito un fragmento de Amos Oz, en su libro “Contra el fanatismo”

“… En esencia, la batalla entre judíos israelíes y árabes palestinos no es una guerra religiosa. Aunque los fanáticos de ambos bandos hagan lo imposible por convertirlo en una guerra religiosa. Fundamentalmente, no es más que un conflicto territorial sobre la dolorosa cuestión: ¿De quién es la tierra? Es fundamentalmente un conflicto entre derecho y derecho, entre dos reivindicaciones muy convincentes, muy poderosas, sobre el mismo pequeño país. Ni guerra religiosa, ni guerra de culturas, ni desacuerdo entre dos tradiciones. Simplemente una verdadera disputa estatal sobre quién es el propietario de la casa. Y creo que puede resolverse… ”  

Que esto lo diga alguien que, según sus propias palabras, se curó de su propio fanatismo, es esperanzador: creer que podemos resolver las diferencias es paso inicial para zanjarlas. Mucha gente piensa que los conflictos entre los pueblos vienen apuntalados por verdades de incuestionable valor. En realidad, suelen ser promulgadas y vendidas por pequeños cenáculos de poder. Y esas hipotéticas  verdades resultan muchas veces ser más inconsistentes que las monedas de chocolate envueltas en papel dorado.  

Yo creo, con Amos Oz, que el asunto es menos complicado que el pretendido vericueto de una pugna internacional de vampirescos neoliberales versus un clan de retrasados mentales de izquierda. Tales bandos son tan parecidos como dos gotas de agua de una misma nube. Se trata de, sencillamente -¡y en primer lugar!-, dejar de lado la violencia de unos hacia otros, hay que parar la violencia multilateralmente; luego hay que apartar los apasionamientos del fanatismo, que son los acicates de toda violencia. El hombre común debe volver a la fuente originaria del sentido común. Mientras le sigamos los pasos a una cuerda de rufianes que se hacen llamar líderes políticos, la humanidad no saldrá del escollo en que se encuentra postrada.

Alvaro Mutis ilustraba en una entrevista el por qué de su descreimiento acerca de la política y de sus cultores:

“ …Pues sencillamente porque allí donde cuatro o cinco personas se reúnen para concertar o ponerse de acuerdo en algo, no puede surgir más que una bellaquería… ” (cito de memoria, fue una entrevista televisada)

Y voy a ilustrar lo que digo con un par de citas más, ambas muy irónicas. Una de Friedrich Nietzsche y la otra del sorprendente Georg Lichtenberg.

“ …Cuando cinco personas hablan juntas, siempre hay una sexta que debe morir… ”   (Nietzsche)

“ …Como vieron que no le podían colocar una cabeza católica, se contentaron con cortarle una protestante... ” (Lichtenberg)

Y amén de detener el asesinato, la misión del hombre es construir humanidad. Y así como algunos imploran a Jesús, yo imploro porque todos puedan alzar sus manos hacia al cielo por quien quieran, sea por Alá, por Buda, por el Supremo Arquitecto, por la Diosa Blanca de quien nos habló Robert Graves, por amor al azul o por la negrura del cosmos, sin que ningún febril venga a levantar la honda para apedrear a los que considera blasfemos, tan sólo porque no levantan las manos hacia donde él imagina que hay que hacerlo.

(lacl)


La música ante la locura de un mundo “correctamente equivocado"






https://www.youtube.com/watch?v=1OwOpD9Q4o8

https://www.youtube.com/watch?v=pdmnYs5oNSg

https://www.youtube.com/watch?v=PZRQvXGqPII

https://www.youtube.com/watch?v=7a1zU0yxk6c

https://www.youtube.com/watch?v=oWYKTiqPvYA

https://www.youtube.com/watch?v=LnmtdHiKdTE

https://www.youtube.com/watch?v=domy0KMv-KI

https://www.youtube.com/watch?v=wiEcL372LD0

lunes, 25 de abril de 2016

Guarida de los poetas / Marilyn en la morgue, Aquiles Nazoa.



 










Marilyn en la morgue, Aquiles Nazoa.
Recordando a Aquiles Nazoa, a cuatro décadas de su temprana despedida, cantándole a Marilyn, quien en esta colecta aparece, en casi todas las imágenes, con el poeta Carl Sandburg. Al final agregamos "La historia de un caballo que era bien bonito", en la voz de Aquiles y el maravilloso documento del encuentro de Marilyn Monroe y Carl Sandburg...
(lacl)

Marilyn en la morgue

En el año ya lejanísimo
Mil novecientos treinta y dos,
Cuando en las últimas pianolas
Rodaba aún el charlestón
Y en las pantallas fulguraba
La mirada de Clara Bow,
Y mi hermana tenía un novio
Que había estado en Nueva York
Y yo tenía doce años
Y era un muchacho soñador
Y me bastaba verlo a él
Con su flagrante traje sport
-saco a rayas, gorra a cuadros,
Pantalón a lo Harold Lloyd-,
Y oí narrar sus aventuras
De fogonero
En un vapor
Y lavaplatos en Maniatan
Y bailarín de un music hall;
En esa época que digo
-¡era en el año treinta y dos!-
Ah me bastaba sólo eso
-¡yo era el tonto que aún soy!-
Para subirme a mis ensueños
Como quien sube a un ascensor.
Desde entonces ando en el mundo
Como anduviera Dreamy-Boy,
Viviendo en sueños la aventura
Que la vida nunca me dio.
Visto harapos de vagabundo,
Mi equipaje es mi corazón,
Viajo en los trenes de noche,
No tengo un diez para un hot dog,
Pero mastico mi esperanza
Como quien masca un chewing-gum
Y si me mata la tristeza
Echo una estrella en el juke box.
Nadie me espera, como nadie
Cuando salí me dijo adiós.
De dónde vengo no me importa
Como tampoco a dónde voy.
Cierto que soy un muerto de hambre,
Un vagabundo, un polizón,
Con el sombrero agujereado
Y los zapatos sin cordón,
Pero quien niega que soy libre,
Que soy tan libre como Ford
Y que a mis pies tengo la tierra
Como un magnífico balón
Para jugar al football-rugby
Y así olvidar de que soy:
De que soy un hombre sin casa,
Un hombre paria, un Dream-Boy,
Un John Smith desamparado
De quien se ha olvidado el amor,
Un prisionero de ciudades
Que a sí mismo se encadenó
Y que se arrastra por los trenes
De una prisión a otra prisión.
Y aquí está América a mis pies
Como un magnífico balón;
Puedo jugar con ella al rugby
O, si prefieren, al béisbol.
Un Rockefeller es el pitcher
Y un Rockefeller es el coach.
Pero juguemos a otra cosa,
Porque soy mal jugador,
Y lo que quiero con América
Es encontrarle el corazón.
Por hallárselo ando rodando
de la Florida a Nueva York.
En Alcatraz viví cien años,
Tuve una novia en Oregón,
En Carolina fui John Brown
Y en Alabama fui Jim Crow;
En Chicago fui caletero
Y en Amalfi morí de amor;
Fui bailarín en Nueva Orleáns
Allá en el año treinta y dos,
Y ahora en un tren de madrea
Voy de Pittsburg a Nueva York
Con la esperanza ya perdida
De descubrir en cuál rincón
Dejó la América de Lincoln
Olvidando su corazón.
Qué contaré cuando regrese
A aquel mundo del treinta y dos
Cuando bastaba que mi amigo
Me saludara: -Hello boy-
Para que yo, muchacho tonto
Hiciera igual que Dream Boy
Y me subiera a mis ensueños
Como quien sube a un ascensor,
Para llegar a un mundo mágico
En donde estaba Nueva York
Ah, Marilyn, tu cruel América
Tu desdichada gran nación
Te ha destrozado entre sus manos
Como un paquete de pop corn.
Y allí estás, pálida manzana
Bajo tu luna de neón.
 .






https://www.youtube.com/watch?v=jiJWByhwU-Q

https://www.youtube.com/watch?v=Bow1a_eHXrc