jueves, 9 de abril de 2015

La música ante la locura de un mundo “correctamente equivocado” / Guarida de los músicos.





Necesario es el aporte de la música, ahora cuando nos encontramos en uno de los pasajes más oscuros de nuestra historia, dado que la locura general, ese mal que no creíamos que podría alcanzar mayores cotas que las ya alcanzadas durante las pasadas décadas, hizo catastrófica implosión para instalarse en la secuestrada soberbia de buena parte de nuestra población. 


Nuestro país es un sanatorio dirigido por un clan de maniáticos. Caligari es santo y guía. La compasión no existe en la ilusoria esfera del lunático. Y sólo sería posible una cura si los pacientes comprendieran que ameritan sanar. Pero el lunático no necesita sanar, él está bien, todo está de maravillas, marchando sobre ruedas, es el resto del mundo el que anda loco.

Por desgracia, la que nos aqueja no es una locura quijotesca. O no, al menos, una locura vista y vivida desde la perspectiva y persona del Quijote. Tan sólo lo sería desde la óptica de ese mundo “correctamente equivocado” que el Quijote soñadoramente quiso componer.

Obviamente, cuando hablamos de la música como una lengua capaz de disipar la niebla espiritual en la que, grosso modo, toda una nación se halla sumida, no nos referimos a esa música que ha sido manipulada como un mero espectáculo, como una mercancía cultural, ni como otra de las cenicientas del arte que la demencia amante del poder sólo concibe como un medio capaz de servir a sus fines de aglutinar al individuo y convertirlo, con ello, en rebaños de corderos. Eso no es música en modo alguno, eso es obra de meros funcionarios al servicio de una enajenación tramada en y desde los despachos donde se aposentan Caligari y sus acólitos. En lugar de música eso es impostura, remedo, pan y circo.

Por ello, quienes ahora sienten la náusea subir por sus gargantas, hallan un invaluable prodigio en ese otro decir de la música, una de las pocas lenguas capaces de conmover esencias y alumbrar caminos sin necesidad de acalorarse en una arenga anodina y huera de sentido.

(lacl)









GUARIDA DE LOS MÚSICOS

https://www.youtube.com/watch?v=7tKOzYrdO4I 

https://www.youtube.com/watch?v=e6eRBmH8mzQ 

https://www.youtube.com/watch?v=RU6jvtmL4po https://www.youtube.com/watch?v=etC8f4Ale9o https://www.youtube.com/watch?v=TaPIyo51cr4 

https://www.youtube.com/watch?v=TU-DBVg4cgg 

https://www.youtube.com/watch?v=5WVTCgAAg_8 

https://www.youtube.com/watch?v=o56Hu80X_K0







No hay comentarios.: