lunes, 25 de enero de 2016

Anochecía al despuntar la luna...



.

.


Anochecía al despuntar la luna tras los matorrales,
sereno como el viento,
que tenue apenas se atrevía a susurrar
su estremecimiento en los ramajes,
sigiloso y venerador,
me aposté al margen de la tarde
que anunciaba matrimonio y despedida,
al casarse con la noche
y partir reverenciosa.
Quise apuntarle alguna palabra al oído,
pero su voz blanca me detuvo
antes de todo intento.
Mi amor me lo había dicho: asómate.
Mira cómo se insinúa tu adorado espejo.
Cuestión era de callar y ceder al arrullo entre las sombras.
Propicia y bienhechora fue su aparición,
radiante bandeja donde acunar amantes balbuceos.
No le pedí venia para raptarle alguna imagen,
pues postrado me sabía.

.
(23 de Enero, 2016. Escrito en horas del mediodía, al pasar por casa antes de seguir callejeando...)


.




No hay comentarios.: