martes, 5 de septiembre de 2017

Renuncia - Renouncement. Una vieja semblanza a partir de una elegía tonal de Michael Hoope




Rescato una vieja semblanza

La primera de las interpretaciones que escuchara de esta "renuncia"... No puedo evitarlo, siempre que escucho esta hermosa y conmovedora renuncia pienso, con el corazón, en dos grandes ancestros, dos hombres de la vieja guardia, Luis Amado Contreras Quintero, mi padre y Federico Cisneros Bertorelli, otro padre...

Ahora, cuando Maruja, Maria Luisa Loynaz Sucre, ha ido a integrarse al flujo de un ser supremo, vuelven estos y tantos otros recuerdos de los que con ella mucho conversara. Pero ahora ella ha comenzado a hablarme desde el otro lado del espejo. Ella, quien nunca dejó de nutrir su vivir de las agraciadas memorias, como quien amorosamente riega un pequeño jardín, pues de otro modo no hubiera podido seguir viviendo ni sobreviviendo a tanto ser que se le anticipara en el camino que todos vamos a tomar algún día para ir a dar "en la mar que es el morir".

Escribo estas palabras mientras el rostro atestigua el paso de las lágrimas. No son lágrimas de infelicidad. Lo son de nostalgia y saudade, extrañamiento. No pude darle un adiós como el que ella se merecía. Eso me duele. Pero toda una vida ha quedado zurcida en la memoria que se escribe con tinta de venas y arterias y con una máquina de escribir que teclea y teclea en el pecho, incansable.

Aquella tarde y aquella imagen quedará tatuada para siempre en mi alma.

- Señor, es necesario que un familiar sea testigo del encuentro con el fuego.

Y eso hice. Y a nadie quise decirle nada.

…….

Renouncement - Alice Meynell, 1847 - 1922

I must not think of thee; and, tired yet strong,
I shun the thought that lurks in all delight—
The thought of thee—and in the blue heaven’s height,
And in the sweetest passage of a song.

Oh, just beyond the fairest thoughts that throng
This breast, the thought of thee waits hidden yet bright;
But it must never, never come in sight;
I must stop short of thee the whole day long.

But when sleep comes to close each difficult day,
When night gives pause to the long watch I keep,
And all my bonds I needs must loose apart,

Must doff my will as raiment laid away,—
With the first dream that comes with the first sleep
I run, I run, I am gathered to thy heart

.......

Les dejo con esa elegía tonal, esa renuncia que vuelve, que da giros, resucita, se despide y, de pronto, vuelve a saludarnos...




No hay comentarios.: