martes, 28 de febrero de 2017

Guarida de los poetas. Hermann Hesse, Oda a Hölderlin, Montañas en la noche, En la niebla.




Oda a Hölderlin 

Amigo de mi juventud, a ti regreso agradecido
ciertos atardeceres, cuando entre los saúcos,
en el jardín que duerme, suena sólo
la fuente susurrante.
Hoy nadie te conoce, amigo mío; en estos tiempos nuevos
muchos se han apartado del encanto tranquilo de la Hélade,
sin oraciones y sin dioses
prosaicamente el pueblo camina sobre el polvo.

Mas, para una secreta multitud de absortos entrañables
a los que el dios llenó el alma de anhelos
aún suenan las canciones
de tu arpa divina.

Cansados del trabajo regresamos ansiosos
a la ambrosía nocturna de tus cánticos,
pues con el batir de sus alas nos envuelve
en un sueño dorado.

Y cuando nos hechiza tu canto, arde más fuerte,
más dolorosamente, hacia el venturoso país del tiempo ido,
hacia los templos de los griegos,
nuestra nostalgia interminable.


Versión provisional de un servidor. No me convencen las traducciones que he encontrado. Y no aparecen, en mi biblioteca, ninguno de los dos ejemplares de su poesía que tradujera (si mal no recuerdo, Rodolfo Modern). Esos tomos suelen caminar por la casa, son --como Hesse- caminantes. En lo que aparezca alguno de ellos, cotejo su versión para mejorar la presente.





Montañas en la noche

El lago se ha extinguido,
oscuro duerme el cañaveral
murmurando en el sueño.
Sobre el campo extendidas,
anchurosas montañas amenazan.
No reposan.
Hondamente respiran, se mantienen
Unidas, unas contra otras.
Respirando hondamente,
llenas de oscuras fuerzas, irredentas
en su pasión devoradora.

Traducción, Jesús Ruiz



En la niebla

¡Qué extraño es vagar en la niebla!
En soledad piedras y sotos.
No ve el árbol los otros árboles.
Cada uno está solo.

Lleno estaba el mundo de amigos
cuando aún mi cielo era hermoso.
Al caer ahora la niebla
los ha borrado a todos.

¡Qué extraño es vagar en la niebla!
Ningún hombre conoce al otro.
Vida y soledad se confunden.
Cada uno está solo.


Traducción, Andrés Holguín


https://www.youtube.com/watch?v=Bq4r-HcRQ5I .


4 comentarios:

Jose Gongora dijo...

Hola te comparto la ODa a Hölderlin en traducción de Rodolfo E. Modern... aunque no soy experto en alemán creo que esta bastante cercana. Espero coayubar a la comunidad.


Amigo de mi juventud, a ti regreso lleno de agradecimiento
De ciertos atardeceres, cuando en el matorral de saúcos
Del jardín dormido
Solo la susurrante fuente suena.

Nadie te conoce, oh amigo mío: en los nuevos tiempos
Muchos se apartaron del encanto tranquilo de la hélade,
Sin oraciones y sin dioses
Marcha prosaicamente el pueblo en el polvo.

Pero la secreta multitud de férvidos ensimismados,
A quienes el dios les tocó el alma con anhelos,
Para ellos las canciones suenan
De tu arpa divina todavía.

Ansiosamente regresamos, fatigados por la jornada,
A la noche ambrosíaca de tus cantos,
Cuyas alas flotantes
Nos protegen con dorado sueño.

Ah, y más ardiente se enciende, cuando tu canción nos encanta,
Más dolorosamente arde hacia el dichoso país del pasado,
Hacia los templos de los griegos,
Nuestra nostalgia interminable.

Contracorriente dijo...

Mil y un gracias, Jose. Estaba yo errado en mi comentario. Poseo un par de ejemplares de esa traducción, de tapa verde, pero esos libros andan deambulando por mi casa y no pude consultar la traducción de Modern. (el último lo he comprado en un remate, casi nuevo, así que no resistí la tentación). En un principio he confundido a Modren con otro traductor que realizó algunos trabajos para la misma editorial Fausto, llamado Enrique Luis Revol. La de Modern es la que me parece más equilibrada de los poemas de Hesse.
Salud y nuevamente gracias.

Contracorriente dijo...

Quise decir Modern...

Jose Gongora dijo...

Gracias a ti por la oportunidad de leer tu blog y definitivamente por compartir tu trabajo.

Saludos

JJ