viernes, 3 de abril de 2009

Algunos apuntes recientes de mi bitácora acuariana…


.





* * * * *
(13 de Marzo, 2009)

Le petit bourgeois
El ego inflado
empobrece su alma
al poblarla con sus mitos
desahuciados
y aunque, todos los días,
reza por su autoafirmación,
se debate,
gime
y hace escaramuzas
para revelarnos
su majestuosa persona,
no es más que
un alma en pena
vagando entre las otras,
enrareciendo el hálito
de quienes se cruzan
en su camino;
escamoteando
y secuestrando,
en lo posible,
sus alientos.

En realidad,
anda en busca
de una casa
que brinde cobijo
a su desabrigada
intemperie.


* * * * *
(14 de Marzo, 2009)

…Bien vienes mal
si vienes solo…

La frase la ha sacado mi madre
del desván de la memoria,
cuando hablábamos de papá.

- Tu papá siempre soltaba esa frase
en los momentos aciagos.

Es cierto.
La sentencia era muy suya,
pues le daba
una entonación particular,
tal como sucede cuando
el adagio popular
carga un retoño y
brota como un fruto
en la psique del escucha.
Mi padre tenía un oído
fino y pecho
receptivo.

Y acaso ésa haya sido la razón
de que cuando sus labios pronunciaran
algún adagio popular,
a nuestros oídos llegara su sentido
como palabra doblemente iluminada
o como una revelación.

…Bien vienes mal
si vienes solo…

Proverbio o conjuro propicio
para esta era de nubarrones.

Qué memoria la de mi mamá.

Mi padre vino a la mesa porque
ayer fue el día de su cumpleaños.


* * * * *
(02 de Abril, 2009)

Interpolación

…Bien vienes mal
si vienes solo…

A mí desde niño me encantó el hacer juegos
con las palabras y sus sonidos,
con el abanico de sus significaciones:
cacofonías, palíndromos, disonancias
cantos silenciosos en los que cambiaba
la acentuación de la frase…

Y llevo varios días repitiendo un juego
que mentalmente hacía con esta sentencia,
mientras todos en casa estaban ocupados
en alguna labor:

…bien bien es mal
si bien es solo…

Y me torturaba por indagar
si acaso no sería ése
el sentido original de tal adagio.

Si no es por mi mamá, quizás no lo hubiera recordado…


* * * * *
(31 de Marzo, 2009)

Uno de los aforismos políticos de Tomasso Campanella reza:

“…Donde con frecuencia las leyes se mudan
signo es de ruina, como en Florencia lo fueron…”


Fortuna la de Florencia, que ya transitó ese camino.


* * * * *
(31 de Marzo, 2009)

Leyendo a Campanella han venido a visitarme el olor y la memoria de aquel querido tomito de “A buen fin no hay mal principio” de Shakespeare, del que disponía una escueta biblioteca de la Escuela de Letras de la UCV.

La deliciosa lectura de esa obra estuvo por siempre acompañada de un olor que remembraba el chocolate, dulzor alojado en el papel amarillento.

Lo llevo en la respiración.


* * * * *
(24 de Marzo, 2009)

El mundo está
plagado de ortodoxos
de la heterodoxia.


* * * * *
(24 de Marzo, 2009)

Aunque creo que
quienes todo lo gobiernan
son unos cuantos heterodoxos
de la ortodoxia.


* * * * *
(27 de Marzo, 2009)

Perogrullada:

Hay fines que no
justifican medios.


* * * * *
(30 de Marzo, 2009)

Hay quienes asocian el genio al ego
(por alguna extraña razón
suelen asociarlo al suyo).
Pero nada está más distanciado
de un ego exacerbado que el genio.



Nota: El tomo de las Aforismos políticos de Campanella que poseo está obviamente mancillado por el paso de las horas. Fue publicado por el Instituto de Estudios Políticos, Madrid. Tiene más de cincuenta años de editado y recién lo he comprado en la Gran pulpería del libro. Suerte la mía...

No hay comentarios.: