domingo, 25 de enero de 2009

Más de mi bitácora acuariana




Más de mi bitácora acuariana, el cuadernito que me regaló Yineska y que ha venido, en estos últimos tiempos, en mi auxilio… Añado debajo algunos rasguños de diciembre y enero.Alguien me ha dicho que este año que comienza es año de la desesperación. Así mismo, que es un ciclo en el que prosperará putrefacción. Como si no fuera suficiente con la creciente ola de angustia que ataca el corazón del hombre, en toda hora y lugar, viene esa voz a anunciarme que es lapso de pasar tragos amargos. Sin embargo, no la tomo por voz agorera, sino por voz de alerta y contraseña. Acaso nos sirva de acicate. Acaso nos veamos forzados a cultivar un estado de metamorfosis que nos ayude a vencer la generalizada zozobra del espíritu. Porque, en la desesperanza, podemos aguzar el sentido, ganar terrenos para el paciente silencio de la deliberación del alma.

Aquello que sucede en los campos del hemisferio occidental, acaso no sea tan disímil de lo que sucede en las plazas del Oriente. Lo que ha sucedido recientemente en la franja de Gaza es buen ejemplo de la radiante locura que señorea en el mundo del hombre, y la única explicación del por qué éste se conduce como la más cruel de las bestias que madre natura haya creado sobre la esfera terrestre. Y ello fue lo que me indujo a discurrir en torno al tema de la sinrazón a principios de Enero. Me encontré, al hacerlo, con muchas personas en acuerdo con el sentido común que aconseja no asumir, a priori, solidaridades automáticas en lo que toca a desavenencias entre pueblos a los que, de parte y parte, asisten derechos.

Desgraciadamente, también me topé con los que defienden a ultranza posiciones extremistas, preconcebidas y totalmente divorciadas de aquello que tanto valorara Bertrand Russell: el common sense. Hubo quienes se lamentaron de que Hitler no hubiera exterminado (utilizaron esa palabra) al pueblo judío por completo. Hubo quienes justificaron la muerte de los niños ante el implacable ataque de Israel sobre Gaza, dado que la culpa sólo la podrían tener los fanáticos que usaron a los niños como escudo protector (!?). Pero, ¿quiénes podrían estar más locos? ¿los que ponen a los niños en el frente, los que les arman y envían al combate o los que les disparan a mansalva o bombardean casas, escuelas y hospitales? ¿quiénes tienen más razón? ¿los que defienden a unos o los que defienden a otros?

Lo más importante -a mi juicio- sería intentar, a toda costa, el seguir manteniendo una incondicional libertad del espíritu o, al menos, iniciarnos en su búsqueda; no dejarnos tentar por los espejismos de las opiniones preconcebidas y las tomas de postura prefabricadas. Como dijera alguna vez, Rilke, permitirnos volver nuestra mirada a lo sencillo. Y ese cuadernito que me regaló Yineska ha venido, realmente, en mi auxilio. Me place confirmar que en él vierto la memoria y lo que ausculto, siento y miro... Vuelvo pues, a mi cuaderno, a continuar lo que había comenzado a aflorar en diciembre pasado, hasta el momento en que un desafuero puso todo en zozobra…

Salud!
lacl
P. D. Debajo agregamos una nueva entrega de Guarida de los Poetas, Sala testimonial. Borges y la ceguera, Tarkovsky leyendo un conmovedor poema de su padre, entrevista con la hermana de Lezama Lima y Octavio Paz en su propia voz...

Foto, Semele se anuncia en Enero, tomada a mano alzada desde un equipo celular...
.


(Escrito el 29 de diciembre de 2008)

Llevo varios días con una visión atragantada entre la boca y el corazón. Visión que ha tomado la forma de palabras divagando entre susurros. Intentaré plasmar esto en el papel, pues no estoy de ánimo para estarme guardando cosas…

.

Es 23 de diciembre y es apenas
hoy cuando, absorto en un autobús,
veo a la luz del sol
dignarse a encender
las arboladas huestes del Ávila,
como puntual e inexorablemente
solía hacer cada año
en los inicios decembrinos
con nuestra mágica montaña
y los cielos circundantes.

La inflexión de sus luces
dio realeza a los aires,
vertió candor al verdor de la montaña,
colmando de vida los tonos ocres
y azules de sus laderas,
y los árboles más parecían
ser hordas de guerreros
gritando felices,
al enterarse que se ha firmado
el pacto que sellará la paz.

Mi país y mi ciudad
han sido azotados
por las inclemencias
de un gris temporal.

Y sus gentes parecieran
haberse acostumbrado
a teñir sus rostros de gris.

Ojalá y se iluminaran
como los árboles de mi montaña…


Foto antiquísima, tomada en las laderas del Ávila.
…..

Mientras escribía las líneas precedentes fui tres veces a la cocina por un vaso de agua para el árbol de navidad, gesto que me recompensó colmando la sala con su intenso aroma…

Sé que lo hizo para mí….


* * * * *

(20 de diciembre, 2008)


Lloré como un niño
sin mundo ni madre
leyendo el diario
de mi querida Nella
o, mejor, leyéndola
a ella en su letra.
!Cuánta sencillez!
¡Cuánta inocencia iluminada!


Foto, Noche en el taller de mi hermana Marujita, subiendo por Puerta de Caracas, Cerro El Ávila.

* * * * *
(Escrito del 25 al 26 de diciembre, 2008)

¿Por qué ha de sorprenderme sencillez, si siempre me he sentido más a gusto entre bocetos y borrones? En cierto modo, los bocetos terminan siendo recipientes de mayores cuotas de franqueza y verdad que aquellas disertaciones que han sido elaboradas una y otra vez, continentes de una perfecta, aunque muy frecuentemente, fría expresión. Algo similar sucede con el arte y la poesía. Puedes ser cuidadoso y perfeccionista, pero no hasta el punto de sacrificar frescura en beneficio del efecto. Todo verdadero artista o poeta es, al final del camino, un gran inocente. Y toda vida que se apegue a ese principio de inocencia es una vida de artista o, más ajustadamente, un ars vivendi.


* * * * *
(Escrito el 29 de diciembre de 2008)

Mi hermana Nella fue, fulgurantemente, estrella mayor de la casa, centro en torno al cual gravitaban la justeza y el amor. Sus ojos desnudaban toda falencia. Eran maestros del alma y educaban a quien se atreviera a contemplarlos de frente, cuando se intentara dilucidar razones sobre cualquier aspecto de la vida.

Mi padre, otro astro querido, tan humildemente sabio en los afectos, así lo reconocía, no con palabras que el viento habría de llevarse, sino con gestos del corazón que se imprimían en los nuestros.

Pero ella era un astro fulgurante. Eros impulsaba sus pasos con su aliento. Y fue Eros quien se la llevó. Me conmueve haber sido testigo y parte, si se quiere, de esta porosa educación.

.
Ita es quien viste de blanco y Nella va con lazo en el cabello, en la puerta de la casa...

.
(Nota: Marianella cumplirá, dentro de tres años, cuatro décadas de su despedida de estas tierras)
.
* * * * *

(Enero 07, 2009)

Vivimos en la era de los contra.
¿No es terrible que una simple preposición,
cuya acepción principal denota oposición
y contrariedad de unos contra otros,
signe nuestros días?

* * * * *
(Enero 07, 2009)

Claro que también están los “contras” de las buenas causas.
Los que surgen por los efectos de la sinrazón y la podredumbre generalizadas.
En estos días me ando paseando con dos libros bajo el brazo, hojeándolos de aquí para allá y de allá para acá: Contra el fanatismo, de Amos Oz y Contra la censura, de J. M. Coetzee. Yo espero haber hecho una modesta contribución a los contras de las nobles causas, con el heterodoxo llamado de miramiento y escucha hacia lo desatendido, propuesto en contracorrientes, sentencias en incertidumbre.

.






La frase es Robert Graves. La imagen, de mi hijo.
.
.
* * * * *
(Enero 16, 2009 - Amanecer)

La voz me despierta soplando en mi oído interno con tres
dictados; desafortunadamente, pierdo el tercero de ellos.


….Hay otros mundos
reales y posibles
y nosotros
caminamos en ellos
sin saberlo….


….El hombre no suele confesar el atractivo fatal que sobre él insufla sumisión, cual cosecha esencial de la condición humana. Claro que esto es así (no confesarse el hechizo) en tanto que esa estación sea exigible sólo a los demás….

….La voz se ha ido….

………

…. Me pregunto, ¿es la voz la que se difumina o es el despertar el que me vela el ensueño? Pierdo sus líneas y quedo desamparado….

* * * * *
(Enero 19, 2009 - Atardecer)

La vida es juego y el juego
no está exento del error.
El tema es que nadie decide cuando
es el mejor momento para dar un traspié.


* * * * *

Guarida de los poetas

Borges. Vamos con la quinta parte de su charla sobre la ceguera.

http://www.youtube.com/watch?v=YybJjVl5o7A

.
.


ANDREI TARKOVSKY - El admirable Tarkovsky lee inmejorablemente (ello se siente aun a despecho de desconocer su lengua materna) uno de los poemas de su padre, en esta secuencia. Según mi parecer, El espejo es -lo he dicho antes- uno de los más logrados intentos de hacer poesía con una cámara de cine.

. Foto: Andrei Tarkovsky y la excelente actriz Margarita Terekhova.
http://www.youtube.com/watch?v=mgeqPlYNV4s




OCTAVIO PAZ – en su voz...

http://www.youtube.com/watch?v=NOczb5ORNl0

No hay comentarios.: