miércoles, 17 de mayo de 2017

Anima mundi




En un mundo tan desalmado y tan desamado, es hora de que el “anima mundi” comience a despuntar nuevamente, que vuelva a ser tomada en cuenta. Es preciso dar un giro y, con  un sencillo paso, iniciar el camino para el reencuentro con nosotros mismos, en tanto que hijos de madre natura. El hombre ha levantado un adefesio, una maqueta del horror que contraviene los más genuinos preceptos dictados por la savia que anima a la creación, desdibujando todo, hasta el natural paso de la muerte. La respuesta está en el ánima. Galantear a la diosa que sabe danzar en el concierto celeste. Olvidarnos del yo para entregarnos al goce sin más. Ello no es un pecado. La tierra está en el cielo. Ya está bueno de tanto cacarear. Ya ha sido suficiente. El hombre debe iniciar la lección de su desaprendizaje. Debe dar marcha atrás. Su tarea no es ardua ni imposible. Basta con que se olvide de las estupideces que, sin ser suyas, a diario dice. Pararse frente a un árbol, subirse a una de sus ramas y comenzar a saborear el aire mientras se bebe el horizonte. 

17 de Mayo de 2017, despunte…


No hay comentarios.: