viernes, 21 de agosto de 2015

Memoria y cuenta - Pepe Barroeta de la mano de Harold Alvarado Tenorio.




Pepe Barroeta fue uno de los primeros poetas que un compadre puso en mis manos, cuando -en el techo de su casa- pasábamos horas y horas  leyendo poemas en voz alta. 

Su arte de anochecer se desplegaba a los cielos, a todo pulmón y hacía las veces de bergantín para nuestras inciertas almas.


Ha sido muy grato toparme con estas letras que apuntan al ánima y desatienden consejas nacidas en las antípodas de la poesía cabal que tanto ensalzara Whitman...
(lacl)


ARTE DE ANOCHECER


Hay un arte de anochecer.
De la entrada del cuerpo al alma,
de la niebla a la redondez
y del círculo al cielo;
hay un arte de luz,
un campo donde anochecer
es mirar la vida
con el cuerpo cerrado.
Hay un arte de anochecer,
un descenso en la entrada del día
a la completa oscuridad.
Un intermedio donde es necesario
recibir y saber todo sin estremecimiento.
Hay un arte,
un paisaje a veces amable,
a veces torvo,
donde ascenso y descenso son accesorios
de la materia limpia.
Hay un arte de anochecer.
Quien haya vivido o soñado con bosques,
luces y demonios,
lo sabe.


Para leer la hermosa glosa de Alvarado Tenorio, quien nos ha dado su consentimiento para divulgarla, basta con hacer un click con el botón de la izquierda sobre la imagen.  Luego hacer click con el botón de la derecha; aparece "view image" o "ver imagen", al hacer click sobre esta frase, se activa el zoom y puede leerse con comodidad...
.

No hay comentarios.: