lunes, 3 de diciembre de 2012

LETRAS CONTRA LETRAS - E. S. CURTIS, COYOTE ROBA EL LUCERO DEL ALBA



GUARIDA DE LOS POETAS 

COYOTE ROBA EL LUCERO DEL ALBA
(Fábula poética recogida por Edward S Curtis)


Edward S. Curtis fue caso inigualado en la historia de los EEUU entre los siglos 19 y 20. Fue acaso el único hombre blanco (o uno de los pocos) que llegó a ser aceptado como uno más de muchas de las tribus que retrató a lo largo de su vida…

Dada su longevidad, tuvo la dudosa fortuna de ser testigo de sangrientas turbulencias: creció a la sombra de la devastación ocasionada por la Guerra de Secesión Norteamericana en el siglo 19 y, luego, la cruenta mortandad ocasionada por las dos guerras mundiales del 20, sin que olvidemos la masacre continuada de las razas indias.

Cuando Curtis capta la apacible templanza de los rostros de las razas originarias de las estepas de la América del Norte, a la luz de tanto humano desatino, no puede uno menos que conmoverse...

Salud!

lacl

*  *  *  *  *

COYOTE ROBA EL LUCERO DEL ALBA  

No había sol. Todo estaba a oscuras, pero lejos, por el este, oía el coyote que cantaban los pájaros al llegar la mañana. Así pues, fue a ver qué había allí. La gente estaba cazando conejos. Cuando volvían a casa después de la caza, un gran árbol cayó atravesado en medio del sendero. Era el coyote. Intentaron alzarlo, pero sólo había un hombre lo suficientemente fuerte para hacerlo, y él se lo llevó a casa. Lo dejó cerca del lucero y trató de encender un fuego con él, pero no ardía. Así pues, Coyote, en forma de tronco, permaneció allí largo tiempo, observando el lucero del alba, observando como Tortuga se iba elevando gradualmente, dejándolo al descubierto cada vez más, y la luz diurna se  aproximaba. Por último, Coyote tomó la estrella y tomó  a correr, y en vano lo persiguieron. Cuando llegó a casa con la estrella, la probó en varios lugares; pero sólo en el este brillaba con intensidad, de modo que allí la dejó.

Narrado por Dick Neale, Yókuts chukchansi.

EL DILUVIO Y OTRO RELATOS DE LOS INDIOS KATOS, WAILAKIS, YUKIS... Edward S. Curtis
Jose J. de Olañeta, Editor, 1999, Barcelona, España.

.



No hay comentarios.: