lunes, 26 de noviembre de 2012

Saliendo por un momento del silencio... Charla de Watts sobre Jung


He estado un tanto fuera de órbita, cultivando el silencio, pero esta madrugada me despertó una voz, como hace meses no lo hacía, a la hora del pulmón, esto es, a las tres de la mañana. Como supe que no podría seguir durmiendo, me quedé pensado en las palabras que me despertaron, en lugar de tratar de poner en limpio lo dictado. Luego abrí un libro de Rilke y me regaló un brevísimo poema que, acaso venía al caso, aun cuando no me plazca esa traducción, se trata del poema FINAL, que forma parte de sus Nuevos poemas. 



Luego me fui a buscar unas palabras que se hallaban en el sueño que me despertó. Conciliación y reconciliación. Busqué primero en mis diccionarios y luego en la web. Y encontré esto apenas abrí la búsqueda. Quizás, podrán algunos pensar  que la charla de Watts sobre Jung, nada tiene que hacer aquí, aunque yo pienso todo lo contrario. Hay quienes han tomado a Watts por lunático, Jung ha sido menospreciado por muchos "doctores". Otros se contentan con ligar a Watts a la autoayuda y despachan su obra al cesto como si se tratara de literatura panfletaria. Es triste ver que siga imperando la tozudez del intelecto, ante un mundo pleno de nuevas y distintas tonalidades que aún vibran a nuestro alrededor, listas para ser percibidas.  

Pero, la realidad es que en esta nave de locos que es el mundo del hombre, mucho puede ayudarnos la descontextualización, el abrir la mirada hacia los cuatro puntos cardinales, ponerse -como dijera Amos Oz- en el otro, para curarnos de males como el fanatismo. Y aunque el link ha sido titulado como un tributo a Jung, es mucho más que eso. Recomiendo a quien se tope con este registro, que se tome el tiempo para verlo. Si no  es posible en el día, quizás, en un momento de la noche. Va subtitulado y la traducción no desmerece…

Aclaro que hay aquí dos charlas de Watts y que la primera expone, a mi parecer, de manera más clara un generalizado padecimiento del ser humano, como lo es el fungir de víctima de las trampas que les tiende su propio ego. Mi sentir en torno a lo que me han dejado algunas lecturas de Jung, concuerda totalmente con lo expresado por Watts. La segunda charla también roza el asunto pero es un tanto menos lograda, pues se adentra en temas más complicados, un tanto más ariscos para ser convocados a palabra.

Dejo acá una de las frases de Watts: “…Puede haber dictadores y tiranos porque existe gente que es inconsciente de su propio lado oscuro…”

Salud!
  

Fuente: Canal de elmuecin.com

http://www.youtube.com/watch?v=E81TBTlRH6Q&feature=watch-vrec

4 comentarios:

Myriam dijo...

“…Puede haber dictadores y tiranos porque existe gente que es inconsciente de su propio lado oscuro…” Alan Watts
esto me pareció muy pertinente al tema del Holocausto, cuya antología está empeñado en sacar adelante Carlos Morales del Coso, director de la editorial El Toro de Barro.

A mí las ideas se me aclaran o me llegan como epifanías al amanecer, con las primeras luces del alba, un poco más conveniente que a las 3 de la madrugada. Un saludo cordial Luis.

Contracorriente dijo...

Gracias Myriam. Tiene mucha incumbencia con el tema de la barbarie que, como gran cantidad de males, nace en la cuna del ego.

Toda hora es buena, siempre y cuando nos avengamos con ella. El amanecer, el anochecer, el atardecer, la ceguera del sol de mediodía y la no menos extraordinaria hora del pulmón, hora solitaria y de la respiración...

Salud!
LA

Pilar Alberdi dijo...

Annah Arendt hablo de este tema en "La banalidad del mal". Un libro que causó grandes controversias en su momento, pero que reflejaba muy bien esa zona oscura de la humanidad.
Saludos.

Contracorriente dijo...

Gracias Pilar, por sus palabras, muy pertinentes, y que habían pasado desapercibidas para este servidor.
Hay que volver al rescate de ese libro de Hanna.
Salud!