domingo, 4 de diciembre de 2016

LAS SUPLICANTES - José Antonio Ramos Sucre. Las formas del fuego - 1929



Edward Said quizás señalaría, no sin algo de razón, que no lucimos muy objetivos al añadir imágenes de procedencia occidental, sobre una costumbre de ciertas regiones de Oriente. Pero me parece que todos convendremos en la obvia dificultad de documentar estas costumbres con imágenes de provenientes del Oriente. Lo que quiso señalar Said es que Occidente ha mitificado y, en gran medida, deformado ciertos valores de la cultura originada en tierras del Islam. Pero yo quiero hacer una salvedad. Lo que Ramos Sucre devela en esta ficción poética es un mal que trasciende culturas y religiones, un mal que, en cierto modo, hace tabla rasa de las más diversas expresiones de civilización humana. Y ese mal no es otro que el de la crueldad.
Esta publicación viene al caso, dadas las reiteradas manifestaciones de crueldad que vemos imperar hoy en cada rincón del orbe...

Una glosa del 4 de diciembre de 2015 que subo ahora a este blog…


(lacl)



LAS SUPLICANTES


Las mujeres fugitivas se prosternan a los pies del rey y se expresan en voces entrecortadas, sin ordenar el cuento de su desgracia.

El rey no consigue entenderlas sino cuando se aparta a un lado con la más serena y diserta.

No podían sufrir los oprobios de su señor. Se horrorizaban de sus bigotes lacios, de su cara cetrina, de su vientre descolgado sobre unas piernas de enano.

Yo salí inmediatamente a impedir la generosidad del rey y lo disuadí de salvar a las fugitivas.

Yo había dominado, en esos días, una sedición entre las mujeres de mi serrallo. Se dejaron aconsejar de un eunuco malicioso y deforme, comparado por ellas mismas al cebú.

Yo le había inferido el agravio más pesado entre los musulmanes, arrojándole al rostro una de mis pantuflas cuando me hallaba enfurecido por un brebaje de cáñamo.

Las suplicantes fueron devueltas a su dueño por mi consejo y bajo mi dirección. Marcharon a pie, atadas entre sí por los cabellos, a través de un arenal ardiente y bajo el azote de uno de mis esclavos.

Yo las puse en manos de su amo y le recomendé un castigo memorable.

Las paseó, en medio de la gritería popular, montadas de espaldas sobre unos camellos roídos de sarna.

Unas viejas les salieron al encuentro, dirigiéndoles motes desvergonzados y lanzándoles puños de la basura de la calle.



José Antonio Ramos Sucre. Las formas del fuego - 1929




No hay comentarios.: