domingo, 28 de junio de 2015

El nuevo efecto Fahrenheit. Asi mueren los libros que no se venden


 

.
Ando ultra extraviado, me excuso en nombre del agitado mundo que me lleva de aquí para allá y de allá para acá. Yo sólo levanto los pies y economizo energías, la multitud me lleva hasta donde quiero; en ese momento toco suelo y me deshago de la muchedumbre. Ahora que puedo explayarme unos momentos por aquí, aprovecho para reiterar mi gusto por la escritura whitmaniana, esto es, la escrita en volátiles hojas de hierba… Todo es efímero. Sobre todo en la mentira de mundo que el hombre se ha construido para masturbar su ego. Pero yo no me conduelo. Allá los que aún quieran seguir creyendo en pamplinas.  
El documento adjunto es modernidad pura.
Y yo que sueño con que volvamos a andar a pie o, máxime, en carretas...
 

.
https://www.youtube.com/watch?v=zV7HK5hS9Jc

No hay comentarios.: