martes, 8 de agosto de 2017

Esta bitácora cumplió 10 años.



El blog contracorrientes ( https://letrascontraletras.blogspot.com/ ) cumplió una década en Julio pasado y para un servidor ello pasó desapercibido, debido a que los asuntos que atañen a lo colectivo han cobrado ribetes de diluvio. Dejaremos debajo algunos enlaces o “links” de las primeras publicaciones con que se dio inicio a este lento pespuntear, durante ese mes de Julio de 2007... El nombre de contracorrientes ya estaba apartado en las redes, razón por la que me vi forzado a elegir otro, el de “letrascontraletras”, que fuera el título de una columna literaria que mantuve por breve tiempo en el quincenario Letras. Mi deseo de colocarle ese nombre de contracorrientes se debe a un auto de fe, un íntimo sentir sobre el que versa la primera glosa que anexo a pie de texto.


Siempre fui muy reservado con respecto al asunto de si era viable o valedera la intención de publicar las cosas que uno escribe. Pero el paso de los años y la acumulación de glosas sobre glosas, páginas sobre páginas, rasguños y más rasguños sobre las hojas en blanco, comenzó a crear en mí una suerte de asfixia, una necesidad de ventilar mi corazón, si no mi alma. Y surgió la imperiosa necesidad de sacar los enmohecidos muebles al aire libre. Aquel hermoso aunque demoledor poema de Pansies (Pensamientos) de D. H. Lawrence, que tan bellamente tradujera Rafael Cadenas a nuestra lengua, aquel que habla de las almas que viven como habitaciones cerradas, se había quedado merodeando entre los pensamientos de mi corazón y comenzó a hacer mella sobre mis acalladas emociones. De allí la decisión de salir a la plaza, aunque nunca en vocinglera actitud, ni mucho menos, luego de haber caminado tantos años a la sombra.


En mis archivos permanece la mayor cantidad de páginas que he escrito en mi vida. Calculo que debo contar con unos diez o doce cuadernos inéditos, armados en forma de libros, sin contar el maremágnum de hojas sueltas. Pero una de las pocas cosas para las que jamás he mostrado impaciencia es para la publicación de tales páginas. En fin, quizás, cuando vuelvan a atosigarme las asfixias, me decida a buscar un alma buena que publique algo sobre el papel. Entre tanto, el blog nos ha servido de dique liberador de esas aguas, a veces angustiosas, cada vez que siento que algo de mi ser ha de ser librado. Los primeros siete u ocho años he tratado al blog como un cuaderno personal, en el sentido de que no hacía yo mayores intentos de divulgación a lo allí publicado. Un almacén de cosas propias y ajenas. Pero en los últimos dos a tres años me he dedicado a dejar un enlace aquí, otro enlace allá, lo que, para mi sorpresa llevó las visitas al mismo, desde un promedio de dos mil visitas al mes a un promedio que varía entre trece mil a dieciocho mil visitas al mes. No es que sea la gran cosa. Tampoco me hago ilusiones. Acaso no todas las visitas se traduzcan en lecturas exhaustivas, pero lo importante a mi juicio es que, a fin de cuentas, para algo se escribe o se divulga lo que otros escriben. Eso, sin dejar de asentar que jamás me ha interesado la masificación. Las cosas que uno hace, las hace por el amor que les profesa o porque, como bien dijera alguna vez el caro Rilke sobre la justificación o no de emprender la escritura poética, “se escribe por necesidad.”

Salud!
lacl

Algunos de los enlaces de Julio 2007:







La colecta de imágenes y audios que se agregan vienen al pelo por aquello del amor a lo que con amor se hace... El zurcido, el rasgar servilletas, y el amor al ver y al escuchar... 

Algunas imágenes. 







\



Algunas escuchas.

https://www.youtube.com/watch?v=OMnLV38EVxQ

https://www.youtube.com/watch?v=Clryls7b8aI

https://www.youtube.com/watch?v=SgSNgzA37To

https://www.youtube.com/watch?v=Y3lRdb5BSGA

No hay comentarios.: