domingo, 29 de enero de 2017

Tomas de Aquino - Tratado sobre la piedra filosofal, fragmentos.



Siempre he sospechado que Tomás de Aquino ha sido el molde del que Umberto Eco se sirvió para escribir su maravilloso relato El nombre de la rosa

Dejo aquí fragmentos de uno de los libros "menos conocidos" de Santo Tomás que, pienso, vienen al pelo con las argumentaciones de Guillermo de Baskerville, el monje que funge de príncipe de las conjeturas en esa sabrosa novela.

Nunca he podido echarle mano a las “Apostillas a El nombre de la rosa” que luego Eco escribiera. Así que no he podido hurgar en torno a mi intuición. Pero creo que eso es lo de menos. Espero que algún día caigan en mis manos tales apostillas, las que leeré, ante todo por mero gusto, antes que por una necesidad de corroboración.  
Salud!
(lacl)

“…cuando los cuerpos superiores ejercen su acción sobre un elemento, actúan por su similitud y, además producen algo parecido a ellos mismos y casi de la misma especie. Por lo tanto ya que producen el elemento del elemento y la cosa elementada de la cosa elemental, se puede necesariamente deducir que participan ellos mismos de la naturaleza del elemento…”

“…Sublimé pues una cantidad de mercurio bastante grande para que la fijación de sus disposiciones internas no fuera alterada, es decir para que no se sutilice al fuego; así sublimado, lo hice disolver en el agua a fin de perpetuar la reducción a materia prima, con esta agua empapé ampliamente cales de plata y arsénico sublimado y fijado; después hice disolver el resultante en estiércol de caballo caliente; congelé la disolución y obtuve una piedra clara como el cristal que tenía la propiedad de romper la partículas de los cuerpos, de penetrarlos y de fijarse fuertemente de tal manera que un poco de esta substancia, proyectada sobre una gran cantidad de cobre, la transformaba inmediatamente en una plata tan pura, que era imposible encontrar otra mejor. Quise comprobar si igualmente podía convertir en oro nuestro azufre rojo; lo hice hervir a fuego lento; este agua se volvió roja la destilé al alambique y obtuve como resultado en el fondo de la cucúrbita azufre rojo puro que congelé con la mencionada piedra blanca a fin de convertirla igualmente en roja. Proyecté una parte sobre una cantidad de cobre y obtuve oro muy puro…”
* * * * *
Del Procedimiento de Reducción de Júpiter También Llamado de la Obra del Sol

“...Para la Obra del Sol, toma vitriolo bien depurado, rojo y bien calcinado, y disuélvelo en orina de niños. Destilas esta solución y repites tantas veces como sea necesario para obtener un agua muy roja. Entonces mezclarás este agua con el agua susodicha antes de la congelación; colocarás estos dos cuerpos en estiércol durante algunos días con el fin de que se incorporen mejor los destilarás y congelarás juntos. Obtendrás entonces una piedra roja parecida al Jacinto una parte de la cual proyectada sobre siete partes de Mercurio o de Saturno bien depurado se transformará en oro refinado.
Encontramos en estos libros cantidad de operaciones confusas y en número infinito, que no hacen más que inducir a los hombres al error y de las que es superfluo hablar. No es por avaricia por lo que ha tratado de la ciencia, sino con el fin de constatar los efectos admirables de la naturaleza y buscar sus causas, no tan sólo, las generales sino las especiales e inmediatas, no tan sólo accidentales sino esenciales; de ello he tratado extensamente al igual que de la separación de los elementos de los cuerpos.
Esta obra es verdaderamente cierta y perfecta, pero exige tanto trabajo y sufro tanto la imperfección de mi cuerpo, que no lo intentaré en absoluto, a menos de una necesidad imperante. Lo que he dicho aquí sobre los minerales basta ampliamente…”

Tomas de Aquino

TRATADO SOBRE LA PIEDRA FILOSOFAL

.

https://www.youtube.com/watch?v=JRWJJOG0b1s


No hay comentarios.: