domingo, 15 de marzo de 2015

As the evening dreamt, un esbozo de poema consignado por mi hijo...




El pasado 18 de febrero mi hijo me envió un correo con unos versos que esa tarde había escrito. No venía acompañado de otras palabras. Sólo las escuetas líneas que componen lo que, para un servidor, es un bello y breve canto. Luego nos pusimos a conversar por el chat sobre su texto, entre otras cosas. Pero no he de ser yo quien se descabrite a ensalzar su decir porque -y eso estoy seguro de que es un sentimiento compartido por mi hijo- los ensalzamientos tienden a convertirse en futilidad. Lo de peso es que se sintió llamado a esbozarlo y que se sintió llamado a compartirlo. No quise publicarlo en ese momento sin su autorización, amén de que pudiera ser que le diera un giro a alguna línea, pulir alguna frase. Y de ello di noticia en un enlace del blog el 24 de Febrero (http://letrascontraletras.blogspot.com/2015/02/cuan-maravillosa-es-la-etimologia.html)
Lo curioso es que yo había estado tratando de captar a Orión y a Venus en las noches precedentes, con una cámara portátil...
Y, a vuelta de casi un mes y tomando en cuenta el hecho de que somos adoradores de las cosas imperfectas, de las creaciones sobre las que siempre se puede volver como a moldear arcilla, me doy a la tarea de, por el mero afecto, compartirlo aquí.


lacl


As the evening dreamt

as the evening dreamt

three leprechauns were truly inspired
one restive sphere had bridled
and the Orion constellation remained idle…

but Venus was on fire!

in a more diagonal way
the moon gazed at the sun

they embraced one another
until they made the world shun.

as the evening dreamt

I swayed in the midst of a ceremonial lake
my face was lying down, my ears were awake

and your chants made the whole universe shake.

Sebastian Contreras

*****

Mientras la noche soñaba

Mientras la noche soñaba

Tres duendes estaban verdaderamente inspirados
Una esfera intranquila se había frenado
Y la constelación de Orión permaneció ociosa…

Pero Venus estaba en llamas!

De una forma un tanto más diagonal
La luna miró al sol fijamente

Se abrazaron el uno al otro
Hasta que hicieron que el mundo rehuyera

Mientras la noche soñaba

Me moví en medio de un lago ceremonial
Mi rostro estaba hacia abajo, y mis oídos despiertos

Y tus cantos hicieron agitar al universo entero

Sebastián Contreras 



4 comentarios:

Emilia Lee dijo...

Alejandro desconozco la edad de tu hijo creo debe ser un adolescente pero esta es una poética cosmovisión actual, solo plausible de pie! Me ha encantado!

Abrazo solar desde #MargaritaIslaBonita

Contracorriente dijo...

Disculpa que no viera antes tu nota, querida Emilia. Ya no es un adolescente, aunque es un hombre joven. Anda en los 25 y pronto cumple 26, pero tiene cara de 18, jejeje. Pero siempre lo ha distinguido una fina sensibilidad... Es músico… Bueno, salud, amiga!

Administrador dijo...

No diré que tiene de donde venir, porque le podría restar méritos a búsquedas y hallazgos que sólo a él le pertenecen, y que se han convertido desde hace mucho en troncos que dan sus propias astillas. Y en verdad, para quienes hemos seguido, a través de ti, su trayectoria, no sorprende la madurez de este poema y mucho menos el resplandor de que de él se desprende. Es un verdadero lienzo a partir de un ojo que sabe mirar y de un corazón que sabe escuchar. Síntesis que él ya viene desplegando a través de su música y sus interpretaciones. En este poema se dan la mano ambas actividades creadoras. Y si agregamos la de traductor, que también más de una vez ha emprendido, podemos explicarnos el alcance de su vocabulario en idiomas que son pródigos en significados. De modo que una tiene continuidad en la otra. Y sólo podría decir que estamos sólo en uno de tantos principios. Y que nos gusta y mucho. Que lo festejamos y celebramos, sin mucha bulla, porque son oficios que no lo requieren. Digamos más bien que acompañamos, buscando siempe nutrirnos de todos sus haceres creadores.

Contracorriente dijo...

Digamos, con las palabras de Gerbasi, que venimos de la noche y hacia la noche vamos…
Gracias Mery, por tus bellas y sentidas palabras. Estoy enteramente a tu lado cuando dices que lo festejamos y celebramos sin bulla, porque la verdad es ésa: no lo requiere. Que la música de la poesía y la poesía de la música se enhebren entre ellas y desplieguen sus telas.

Recuerdo una frase de Hesse: “…Hacer versos malos es algo que depara mucha más felicidad que leer los más bellos…” Creo que si todo ser humano se diera a la tarea de crear, sencilla y humildemente, su propia poesía, desde lo más hondo de su fuero interior y sus desnudas preguntas esenciales, el mundo sería menos dolorido y lóbrego de lo que es…