miércoles, 17 de diciembre de 2008

VUELTA DEL CONFINADO

.

VUELTA DEL CONFINADO

He estado dándole vueltas a un impulso de escribir una Apología de la Indolencia. Pero pasan los días y las noches y nada. La indolencia se endereza victoriosa ante cualquier conato de mi ociosa y dúctil voluntad. No sé que salga de esta suerte de trance en el que se encuentra (digámoslo así) postrada mi esencia sutil. Pero debo señalar que tal impulso no debe su origen a que me haya abandonado a un sentimiento de alma en bancarrota (aunque eso es algo que tampoco me atrevería a asegurar), sino porque la desazón y la náusea que me comunica “eso” que de manera vacua algunas gentes llaman las “fuerzas vivas” de una nación, con sinceridad lo digo, se empina como un fratricida coloso de Rodas encima de cualquier anhelo de dicha. Me contentaré con llanamente decir que ojalá y que no exista la reencarnación. Pero que si ella ha de ser inevitable, que nos evite el aburrimiento de ver lo mismo en las futuras reencarnaciones, esto es, que se haga certeza la promesa de que si uno ha de volver -por fuerza- a vestir cuerpo vital, que lo sea realmente por una misión ascensional del espíritu, que tan extraña y burdamente sabe olvidarse de sí mismo cuando se ha alojado en una piel y que tan inocentemente se contenta con los mendrugos de pan que le prodiga la ilusión de la materia.

Creo que fue Michelangelo quien dijera: “la contemplación de un bello rostro, al cielo me eleva”. Simplemente mirar. Mirar y callar. Mirar para refocilarse en el goce de lo mirado, aun no siendo bello. Siento que había allí una promesa y un convite. Mirar un rostro de labios cerrados y mantener los propios impasibles al gusto por las exclamaciones, pero con los sentidos abiertos al goce de lo contemplativo. Exactamente lo contrario de lo que vemos a diario suceder en esta comarca plagada de bárbaros que se engalanan con pieles de cordero.

Y no me alargaré más en el tema, porque de pronto me encontraré con que he comenzado a escribir esa tentadora Apología de la Indolencia. Misión para la que en estos momentos acaso no esté preparada mi esencia sutil. Por lo demás, tanta es la indolencia que brota a raudales en los poros de la tierra, tanta la indolencia que -como flores y frutos- brotan de un edénico e inverosímil vergel, que debo ser humilde y aceptar que mi ociosa voluntad rápidamente abandonaría el encargo y se echaría en alguna hamaca con la intención de reflexionar en el por qué de la indolencia. Así que me daré por satisfecho de haber logrado salir por un derrotero y presentar una suerte de bitácora esbozada “en medio” de la indolencia.

Salud!
Luis Alejandro.

* La imagen pertenece al montaje La clase muerta, de Tadeusz Kantor.

Fragmentarias

Me tomo el abuso de colocar algunos de mis rasguños, razón por la cual me eximiré de hacer presentación alguna. Lo hago sin orden ni concierto, entresacando de mi cuaderno de bolsillo, de la misma manera en que se han ido escribiendo, al azar y por mero gusto o sentir.
Salud!
lacl

*

Noche entera dando vueltas en la cama con una palabra degustándose en la punta de mi lengua: miseridumbre.
(Antenoche)

*

Miseridumbre, miseridumbre, miseridumbre.
No hay otra cosa alrededor.

(esta madrugada)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

De Octubre, Noviembre y Diciembre de 2008....

* * *

Pausa & Pensamiento = Silencio & Escucha
Las ideas no son nuestras.

(Octubre 15, 2008; desafortunadamente no puedo desplegar -tipográficamente- las palabras de la manera en que fueron escritas)

*

Un poeta orgulloso de su tropo
ha dejado de ser poeta

(Octubre 15, mañanita)

*

Nada más alejado del poeta que un sentimiento de orgullo.
En él, eso sí, vergüenza del espíritu. De ello ha de tener mucho.

(Octubre 11, madrugada)

*

No hay laberinto
sin corazón
como no hay extravío sin consumación.
Nos perdemos buscando
nuestro ombligo.

(Noviembre 30, media tarde)

*

Lluvia suave, pertinaz.
El agua cae apacible,
con oblicuidad inducida
por el viento.
Un colibrí bebe
el néctar de las
bromelias.
Las antorchas de los papiros
no encuentran palabras
para agradecer el beso
de la garúa.

(Noviembre 30, media tarde)

*

I.
Alguien habla de Pessoa,
de su época,
toma distancia y le saluda diciendo:
“desde nuestro siglo”.
Y yo lo siento
tan al lado,
caminando en parca
soledad por calles
que son tan mías
como suyas.
Convivimos en una
misma ciudad.
Nunca hablamos,
fiel a mi costumbre
de no importunar
a los poetas.
Lo veo dar vueltas
en torno a una
glorieta.
Es un transeúnte
de paso incuestionable
aunque sin derrotero.
Su silueta asombrerada
ondula sobre las aguas
de una fuente por obra
de un caprichoso
fogonazo del sol.

.....

II.

Nuestras vidas transitan
derrochando hojas
de calendario,
aunque dicen que
el tiempo fluye…

¿Ya ha pasado ayer?
Porque no le vi
pasar.

Sigo sentado en
la glorieta.

Me place esta ciudad
sin días.

(03 de Diciembre, 2008. 4:00 AM)

*

Proponer algo
a posteriori:
proponer un
futuro pasado

(17 de Diciembre. 1:50 AM)

añadidos…

Después del agasajo.
Mi casa se ha quedado
deshabitada de las voces
de mis queridos amigos.
La noche va entrando
en sus estancias y,
con ella,
sus secretas luces.
El silencio hace
silencio,
en su intento de
hacerse lecho o
cobija de la
soledad,
en esta hora de
quietud
un tanto desamparada
en virtud de la ausencia
de sus huellas, sus alientos,
de la estampa y cruce
de sus pasos
e impensadas palabras.

¿Tendrán ellos
esta noche
en sus lechos,
con sus incipientes
pero insinuantes luces?

Alzo mi copa
porque así sea,
en mi casa sitiada
por el silencio
de la noche iluminada.

(25 de Diciembre, anochecer)



* * * * *

CARTA AL COMETA HALLEY, Adriano González León

Esta es la Carta al Cometa Halley que Adriano González León la regalara a Yineska y de la que hablaba en mi glosa de inicios de 2008, tras su partida de estas tierras. La consigno ahora… Hacer click sobre ella para poder leerla.



*



Guarida de los poetas

William S. Burroughs - The Junky's Christmas

http://www.youtube.com/watch?v=u6kHN92Yv48 Billie Holiday - Strange fruit
http://www.youtube.com/watch?v=h4ZyuULy9zs
Y ahora vamos con la cuarta parte de la hermosa e iluminada charla de Borges sobre la ceguera.
http://www.youtube.com/watch?v=-rj3-sXUtVc

Roberto Goyeneche "el Polaco" - La última curda
http://www.youtube.com/watch?v=9aVRy-uAWEY

2 comentarios:

simalme dijo...

Qué completo¡

Contracorriente dijo...

Te agradezco el comentario Silvia, de corazón. Una pregunta, ¿cómo haces para administrar tantos blogs? Estuve leyendo algunos de tus textos narrativos y han gustado, ¿son piezas sueltas, o foman parte de una novela?