jueves, 8 de noviembre de 2007

Color y música, verbo y culto - Es hora de detenerse


Color y música, verbo y culto - Es hora de detenerse

Sinceramente me abisma que algunas gentes se aburran ante una obra como Baraka, el inolvidable film de Ron Fricke (1992). El ciudadano global ya no tiene tiempo para detenerse. Su carrera no le permite discernir el sentido de su prisa y la sin razón de su incierto destino. La mirada de aquellas minorías, de las individualidades cuyo tempo no ha sido arrastrado por la vorágine del progreso, hace las veces del juez en este hermoso y crudo film. Lo recomendamos ampliamente a quien no lo haya visto. Pronto volveré por estos predios con una reflexión en torno al sentido de la palabra Baraka. Abrimos esta sección con unos extractos del documento de Ron Fricke.

Abajo incluyo tributos a dos artistas que reverencio, Marc Chagall y Henri Matisse, amén de un "speech" del querido Alan Watts. Los tributos a Chagall y Matisse son un mero regalo para aquel ojo que gusta de percibir lo innombrable y para aquel oído que se complace en recoger la música en toda hora y lugar.

En cuanto a Watts, es lamentable que tan poca gente conozca sus escritos, que tan pocos hayan paseado sus ojos por sus libros. Hay quienes creen paladinamente que Watts es un autor de libros de auto ayuda. ¡La pena que dan estos tiempos! Si mal no recuerdo, lo primero que leí de Alan Watts fue El futuro del éxtasis. Desde el primer momento me sorprendió su desparpajo para desnudar a la gente, para invitarla a derribar sus muros alzados para aislarse del vivir. Hay, incluso, quienes sonríen con cierto dejo de desprecio cuando escuchan a alguien preguntar por un autor como Watts o por alguno de los temas que tejió a lo largo de su vida: la sabiduría que, aún cuando pueda expresarse, no está aherrojada en los libros (el Tao Te Ching, el Zen), la búsqueda del ser como norte primordial del individuo, la realización del amor en la mujer y en el hombre o las más llanas diferencias entre riqueza y dinero. No voy a erigir un panegírico acá sobre la persona de Alan Watts. Tan sólo invito a aquel lector que pudiera estar cansado de tanta mentira barnizada de patrones de conducta o de los mandos impositivos divorciados del alma; convido a aquel curioso ser que acaso esté extenuado de que se le exijan prédicas a favor de tales o cuales visos de la política, percatándose, como se percata, que nada está más distante de nuestra esencia de vida. En realidad, el llamado de Watts muy poco dista de aquel que extendiera Rilke a un joven poeta: su vuelta a lo sencillo. Nuestros grandes temas nos están carcomiendo por dentro. Y nos hemos olvidado de lo pequeño, lo valedero del vivir que, por sencillo, no tiene precio; aquello que desatendemos en nuestra forzada marcha hacia ningún lugar. Es hora de detenerse. Es hora de volver ojo y oído al centro del sí mismo. Es hora de recuperar nuestras ánimas extraviadas.

En apoyo de Watts, hagamos memoria de un alegato del Gabo, quien se quejaba de que la era moderna puede ser reconocida no por los descubrimientos de la astronáutica, sino por los desastres causados por la prisa y el mercado de consumo en un acto tan personal como lo es la lectura; alegaba que en el mundo cada vez hay menos libreros a la vieja usanza, esto es, lectores pausados que se dedicaban al negocio de los libros por amor a la cultura. Cerró su declaración con esta frase: “…si hay un lugar donde se aprecia cuánto ha cambiado el mundo no es en una base de lanzamiento de satélites espaciales, sino en la librería de la esquina…” No sé por qué tengo la impresión de que sus palabras se complementan con mucho de lo expresado por Watts. De algún modo lo apoyan. Independientemente de lo disímil que pudieran resultar, a vuelo de pájaro, sus respectivas personalidades. Cerramos pues con una pieza oral de Watts: Who am I?
salud!
lacl


Del Film Baraka, uno de mis preferidos (y también de mi hijo, quien lo habrá visto unas quince veces), primero, los Hanuman Chants...

https://www.youtube.com/watch?v=pCUdEnGvYFk

https://www.youtube.com/watch?v=ZWhu22aDzos



Tributo a Henri Matisse
http://www.youtube.com/watch?v=UwH-eDyWm0k



About This Video (From: sundroid) Matisse (1869 - 1954) used colors like nobody else. Modern commercial art is heavily influenced by the way he constructed his paintings with seemingly simple, yet entirely brilliant, strokes. The soundtrack is "Lyric Waltz" by Dmitri Shostakovich (1906 - 1975).


Hommage poétique à Marc Chagall




https://www.youtube.com/watch?v=BnuAewYHylg




Alan Watts speech: Who am I?
Algunos de los pasajes que apoyan el video son tomados precisamente del film Baraka...

http://www.youtube.com/watch?v=MVXEiYyZKcY



Datos de la pintura: Ribera de Yushan, pintada por Ni Zan

No hay comentarios.: