miércoles, 27 de febrero de 2013

Cuando el hombre más desarraigado se halla



.
Cuando el hombre más desarraigado se halla
.
.
Cuando el hombre más desarraigado se halla,    
en su hora de más rendida desesperación,
aparece la Diosa tendiendo rieles argentados
en las oquedades de la noche.

Surge esplendentemente desnuda,
sin abandonar sus atributos
de divinidad rumorosa y sibilina;
serenando con su vientre de plata
la queja que se ha pronunciado
con la absoluta certeza de ser postrera despedida,
canto final de quien no albergara la esperanza
de encontrar contrapunto en una noche que,
hasta ese momento,
pensaba que sólo sería suya en la agonía.

Pero ese ombligo de plata le seduce,
le crispa la piel con un plectro
que sube por su espalda
y hace arpegio entre la nuca y los cabellos
que se ayuntan con el cielo,
disipándose todo lindero
entre el caos y el vuelo de los pensamientos,
desvaneciéndose toda disputa
entre los desasosiegos del corazón
y los embates de la creación
que pulsan en otra noche,
anónima y primordial.


(24 de Febrero, anochecer)

.  
Serie: Luna de mi ventana, 24 de Febrero, 2013

.






No hay comentarios.: