sábado, 8 de junio de 2013

Louis MacNeice, poeta irlandés.



Louis MacNeice, poeta irlandés.

Para mi compadre Mario Amengual, una versión de The wall (la que he preferido traducir por “El muro” antes que por “La pared”). Por cosas de la vida, mi compadre dio, inopinadamente, con este maravilloso poeta en los pasillos de la FIL de Bogotá, hace ya unos cuantos años. Quedamos tan deslumbrados que, de inmediato, quise un ejemplar para mí. Había quedado como muchacho malcriado al que se le niega un manjar.

Razón por la que mi compadre me obsequió un ejemplar del libro de Macneice, en la buena traducción de Eduardo Iriarte para Editorial Lumen. De Macneice leímos varios de sus textos en voz alta durante los días que pudimos compartir en Bogotá.

Fue como el inesperado hallazgo de un bergantín cargado de tesoros en alta mar. La versión que ofrezca de este poema, en un tanto distinta, no mucho, de la referida. He querido como pasar un retrato. Un imposible anhelo, pero lo he intentado.

Salud!
lacl

= = = = =

Louis Macneice, El muro (The wall)

De cara al muro y tras de él
la habitación colmada de sus buenos amigos.
¿Pero qué, se decían ellos, podemos hacer? 
Él ha abdicado, su vida ha dejado atrás.

El lecho ha conocido nacimiento y muerte,
Donde estaba el muro hubo una vez una ventana.
Ahora toda la claridad está detrás de él.
El muro es un sendero ciego.

No, dijeron ellos, ningún doctor
ni predicador. ¿Qué sentido tiene?
No hay aquí ventana alguna
para que cuerpo o alma miren a su través.

Pero, tal como hablaban, sus voces
se fueron desvaneciendo, mientras el muro
se encimaba para que él escuchase
voces distintas más allá,

cantando. Y hubo allí luz
ante él como cruzando una ventana
que se abre a un jardín.
El primer jardín. El último.


.


Louis Macneice, El muro (The wall)
.
Face to the wall and behind him
The room full of well-wishers.
but what, they said, can we do?
He has abdicated, his life is behind him.

The bed had known birth and death;
Where was the wall had once been a window.
Now all the light is behind him.
The wall is a blind end.

No, they said, no doctor.
Nor priest. What is the use?
There is not even a window
for body or soul to look through.

But, as they spoke, their voices
Faded away while the wall
Grew nearer so that he heard
Different voices beyond it,

Singing. And there was light
before him as through a window
That opens on to a garden.
The first garden. The last.


.
Aquí consigno otro boceto de traducción…

UN CONTACTO

Los trenes pasan y los trenes pasan, cadenas de iluminadas ventanas,
Un registro en un idioma desconocido
Pues estos son los trenes en los que uno nunca se va.

El ritmo familiar, pero las implicaciones desconocidas
Deleitan como una lengua muerta
Que nunca nos ofende con revelaciones banales.

Así que escuchando el expreso nocturno bajando el camino
Recibo el esperado silbato del motor
Franco y cortante en el oído cual una stigmata.


Giotto, Stigmata de San Francisco

*****

A CONTACT

The trains pass and the trains pass, chains of lighted windows,
A register in an unknown language
Fore these are the trains in which one never goes.

The familiar rhythm but the unknown implications
delight like a dead language
Which never shocks us by banal revelations.

For listening for the night express coming down the way
I receive the expected whistle of the engine
Sharp and straight on the ear like stigmata.


.



MacNeice, Hughes, Eliot, Auden, Spender...



GUARIDA DE LOS POETAS

Mark Rylance reads Prayer Before Birth by Louis MacNeice


No hay comentarios.: