lunes, 27 de junio de 2016

Por fin llueve.Tomado de Días de bruma, lacl



                  A Amparo Osorio

Por fin llueve.
Mayo se anuncia.

He de caminar
con atemperado
y, si posible,
decantado paso.

Mayo trae siempre,
con sus aguas,
una ola de cambios.

Abatimientos, desgarrones,
permutaciones sobre
la faz del mundo.

Derribos, furores, jirones;
enajenamiento de lo que,
de algún modo siendo, fui.

Trae, también,
renacimientos
y olvido de todo
lo huido,
pues mayo se lleva
lo mustio y trae
lo verde;
pero lo verde
tempranamente
transita el tono
virtual de la vida,
siendo implícito
matiz de la muerte.

A mí me duele
el mundo
a cada mayo,
me duele
en los huesos,
me duele en su savia
derramada que,
al rebasarse,
nos arrastra
en su crecida.

Me duelen
la vida y la muerte,
pero me duelen sin dolor.

Cada mayo
se lleva lo sembrado,
cediéndonos nuevos retoños.

Yo busco
las tierras altas
cuando mayo se avecina.

Y aunque de poco me sirva,
me apertrecho, mientras
aguardo los embates
de su inminente regreso.

Busco refugio
en la luna
que, a ratos,
se torna mezquina
y, por mi bien,
me instiga a volver
sobre mis pasos.

Busco resguardo
en la noche,
que nada puede hacer
para tomar las manos
de una humanidad
pidiendo salvamento,
mientras brega
contra la corriente.

El hombre
no quiere morir
y no se permite el vivir.

Y es allí, en la
auto-infligida negación,
donde nace
su claro rechazo
por la metamorfosis;
es su propia privación
la que le hostiga
e incita su repulsa
por la más nimia
transformación;
es esa implorada
condena, servida
en espléndida mesa,
la que espolea
su obstinada resistencia
ante las cíclicas
conversiones
que todo mayo,
inapelable, cincela
en nuestra faz y en
cada punto cardinal.

Mayo nos pide que
demos paso a la vida.

Mayo nos pide que
demos paso a la muerte.

Me duele mayo
en cada parte del cuerpo,
mas es un dolerme sin dolor.



Tomado de:
Días de bruma

(Memorial del aura
en días de bruma)

Apuntes y fragmentos de vida, amor y muerte
de un amanuense griego al servicio del Imperio

Simónides Románico - Roma - Circa 248 DC

Hermes Alejandrino



(Luis Alejandro Contreras – BID&CO EDITOR, Caracas 2013)
 .

No hay comentarios.: